Cubrición de frontón por un euro

Diccionario de la RAE

Diccionario de la RAE

22 Jun 2012 Cubierta de frontón en Guadalajara

Un diputado de Guadalajara lee los Presupuestos de la Comunidad de Castilla-La Mancha y ve partidas singulares como la que recoge 1 euro para la cubrición del frontón de un pueblo de Guadalajara.  Y rápidamente pone de manifiesto lo ridículo del anuncio recogido en un texto legal, probablemente el texto legal más importante que se tramita en las Cortes cada año. El número tan reducido llama la atención de todos y suscita la sensación de ridículo por un texto como el que se presenta a la aprobación de las Cortes.

El diputado Leandro no tiene más remedio  que salir reconociendo que se trata de un error numérico, lógicamente reconociendo que antes se cometían muchos más, pero asumiendo con gran dolor de su corazón que hay errores en el texto de la Ley de Presupuestos. Evidentemente con un euro o con diez es muy difícil hacer una obra como esa en estos tiempos.

Pero me permitirán los diputados que junto al error numérico les sugiera una lectura del Diccionario de la Real Academia de la Lengua. A mí me sigue gustando buscar el Diccionario en la estantería de mi casa y mi trabajo y buscar la palabra que desconozco, consultar una expresión que considero inadecuada, o aprender cada día algo más del lenguaje (hoy se puede hacer en la web de la RAE sin problemas).

Y aunque lo he expresado en otras ocasiones remito de nuevo al Diccionario de la RAE para buscar la palabra cubrición. Cubrición: Acción y efecto de cubrir el animal, macho a la hembra. La palabra no tiene otra acepción más que esta.

La verdad es que resulta literalmente ridículo, realizar la cubrición del frontón por un euro, no sólo por el euro sino por la actividad a realizar. Es verdad que en usos profesionales de la construcción se utiliza esta palabra para referirse a la construcción de una cubierta, pero el Diccionario de la RAE tiene para cubrición un único y unívoco significado.

Ya puestos a corregir, don Leandro, sería bueno rectificar las cifras y las palabras. Una Ley de Presupuestos no es cualquier cosa y merece un cuidado no sólo de los números sino de las palabras.