Curiosidades

F. Javier Soria Ciudad Real

Debemos tener en cuenta que una sustancia, sea la que sea, por sí sola, no genera una adicción. Se necesita de alguien, con una determinada personalidad y con unas circunstancias particulares que la pueda consumir y caer en esa dependencia. La dependencia es siempre el factor que hay que controlar, dado que la sustancia en sí misma, no produce ni evita nada. Necesitamos de una serie de factores físicos, psicológicos y sociales para desarrollarla. La predisposición de la persona es muy importante para determinar e incorporar esa adicción en la persona. La tolerancia desarrollada por su cuerpo es muy determinante a la hora de adaptarse o no. Una persona adquiere esta característica al consumirla indiscriminadamente habituándose a ella si apenas resentirse. Este es el peligro. La tolerancia pertenece al plano de lo físico y te hace serguir adelante. En el plano psicológico, cuando se establece el vínculo entre la dependencia y la adicción, es porque se han dado características que contribuyen al desarrollo entre el vínculo dependiente y la sustancia. La baja autoestima, la necesidad de reconocimiento, la búsqueda de nuevas sensaciones, la inmadurez emocional, el sentimiento de culpa, entre otros, son las causas directas del consumo o simplemente, el acercamiento a la sustancia. El consumidor es evidente que tiene problemas y a través de las drogas es capaz de evadirse en un determinado espacio de tiempo. Después vuelve a la realidad. Los factores sociales influyen, para terminar de resumir todo cuando el fenómeno de la exclusión. La marginación y la delincuencia forman parte del universo de estas personas. Si son chicos, los problemas les llevarán a otros peores. Cada día que pasa lo estamos viendo a nuestro alredededor. Plazas, parques, etc, en los que observamos personas perfectamente identificadas que trafican con ello. Esperamos respuestas de los verdaderos responsables? De momento no… Al menos ayuda y asesoramiento para quien lo pase…