La cabeza cargada

F. Javier Soria Ciudad Real

Me preocupa todo o casi todo, desde que me levanto hasta que me acuesto... hago mis cosas, como siempre y llevo un patrón de comportamiento... coloco todo al milímetro y cuando me salto el protocolo, a veces, tengo la sensación de no haber realizado el ritual como debería... Voy a trabajar, y me fijo en las personas que van a mi lado y creo entender que están enfadadas conmigo, nadie me saluda, me siento fatal...Tengo problemas con la limpieza, aseguraría que ya lo he comprobado anteriormente, pero no estoy satisfecho del resultado final ...Finalmente es de noche, llego a casa... tengo la cabeza muy cargada y me siento en el sillón de mi casa para ver la televisión... tengo la cabeza cargada...

Sí amigos, esta ficción podría estar basada en hechos reales, si comparamos la vida de muchas personas que tienen este problema. Las hay y a veces no reparamos en ello. Se cuidan de dar a conocer sus manías y ansiedades. Preocupaciones varias, mediatizadas por multitud de pensamientos castigadores que se traducen en vidas angustiadas y llenas de miedo y represión que les limitan enormemente. El TOC, o el denominado Trastorno Obsesivo-Compulsivo es el gran reto de la psicología pasada, presente y futura. Ir a las causas que lo produce, nos podría llevar mucho tiempo en describirlo, pero la génesis reside en un tipo de personalidad muy perfeccionista labrada mucho tiempo atrás. Incluso en la más tierna infancia. La procedendencia es educativa, bajo el modelo meticuloso-obsesivo de génesis familiar. Es una de las razones, aunque evidentemente, hay otras causas que lo producen. Las consecuencias son muy problemáticas para quien padece este problema y la alternativa es parar la situación y dejarte guiar por un profesional de la psicología. Aunque esta alteración del pensamiento es muy limitante, bajo las reglas terapéuticas y algo de tiempo, podrían ayudarte a mejorar tu comportamiento si lo estás padeciendo. El problema tiene muchas aristas y hay que evitar que se haga crónico. Por lo que si te ves angustiado consulta con el especialista adecuado. Siempre hay soluciones para cada caso.

Me preocupa todo o casi todo, desde que me levanto hasta que me acuesto… hago mis cosas, como siempre y llevo un patrón de comportamiento… coloco todo al milímetro y cuando me salto el protocolo, a veces, tengo la sensación de no haber realizado el ritual como debería… Voy a trabajar, y me fijo en las personas que van a mi lado y creo entender que están enfadadas conmigo, nadie me saluda, me siento fatal…Tengo problemas con la limpieza, aseguraría que ya lo he comprobado anteriormente, pero no estoy satisfecho del resultado final …Finalmente es de noche, llego a casa… tengo la cabeza muy cargada y me siento en el sillón de mi casa para ver la televisión… tengo la cabeza cargada…