Pularda asada con manzana y escaloñas

26 Dic. 2012 Este es  un asado de los que llenan la cocina con aroma especial y solo con ver la pularda en el horno ya es una fiesta.

 

Falta poco para acabar el año y después de la cena de Nochebuena y la tradicional comida de Navidad, el siguiente ágape que tenemos por delante es la cena de Nochevieja con la que daremos entrada al nuevo año (desde aquí deseo lo mejor para todos los lectores de este blog y vuestra familias) y como no hay noche sin día le seguirá la comida de Año Nuevo. 
La propuesta que hoy os hago, pularda asada con manzanas y escaloñas,  encajará de maravillas en cualquiera de las dos celebraciones que nos quedan: la cena de fin de año o la para la comida del día siguiente. Este es  un asado de los que llenan la cocina con aroma especial y solo con ver la pularda en el horno ya es una fiesta.

La preparación es sencilla ya que no tiene nada que ver con otras preparaciones típicas de estas fiestas a base de rellenos y deshuesados. Como la materia prima es buena no necesita mucha elaboración salvo controlar el horno para que quede bien dorada y jugosa.

En cuanto a la guarnición,  en este caso opté por unas escaloñas confitadas que se hicieron despacito a la vez que se asaba la pularda. En cualquier caso para este menester podéis utilizar las verduras, hortalizas e, incluso, frutas que mas os gusten. Por ejemplo, para la cena de Nochevieja unas uvas salteadas un par de minutos con un poco de la grasa del asado le van muy bien. En definitiva, este es un plato para triunfar con el menú de estos días. Lo dicho, feliz año a todos.  
 
Ingredientes 
 
una pularda hermosa de 2 1/2 a 3 kg
2 manzanas reinetas 
1/2 kg de escaloñas o cebollitas francesas
1 vaso de brandy 
1 vaso de caldo de carne (lo podéis preparar rápidamente con una pastilla de caldo)
aceite de oliva 
sal y pimienta 
 

Preparación
 
Limpiar bien por dentro y por fuera la pularda quitándole el exceso de grasa y de vísceras que pudiera tener: Salpimentar bien por dentro y por fuera, bridar la pularda para que no se deforme al asarse y ponerla en una fuente para horno. A continuación pelar la manzanas y partirlas en cuartos ponerlas alrededor de la pularda y hacer lo mismo con las escaloñas o las cebollitas. Regar con el brandy el caldo y un poco de aceite y meter en el horno ya caliente a 180 grados durante dos horas aproximadamente.

Para que quede bien jugosa ir regando la pularda de vez en cuando con el jugo que vaya soltando. Si veis que se dora demasiado la pechuga solo tenéis que taparla con un trozo de papel de aluminio y para comprobar el punto de cocción pinchar la pechuga con un brocheta: si se traspasa sin resistencia es que está en su punto. 
Sacarla de horno y dejar reposar 20 minutos. Recoger en un sartén el jugo de asar la pularda, desgrasar y deshacer 2 o 3 trozos de manzana con la que hemos asado el ave. Dejar hervir hasta que espese un poco; poner en una salsera para acompañar la carne junto con las escaloñas y el resto de las manzanas. Ya me contaréis.