María Díaz (Podemos) promete su cargo como diputada regional recordando a las mujeres que lucharon por la democracia en C-LM

Europa Press Toledo
María Díaz con el presidente de las Cortes en el acto de toma de posesión de la diputada de Podemos

María Díaz con el presidente de las Cortes en el acto de toma de posesión de la diputada de Podemos

Un total de 17 votos a favor y 16 en blanco han permitido que ocupe el cargo de vicepresidenta de las Cortes regionales

La secretaria de Organización de Podemos Castilla-La Mancha, María Díaz, ha prometido este jueves su cargo como diputada de las Cortes regionales, tras la renuncia de José García Molina para entrar a formar parte del Ejecutivo castellano-manchego, recordando a todas las mujeres que han luchado por la democracia en la Comunidad Autónoma.

En un acto que ha tenido lugar en el despacho del presidente de las Cortes, Jesús Fernández Vaquero, Díaz ha tomado posesión arropada por el propio José García Molina, y el secretario de Organización estatal de Podemos, Pablo Echenique. También han estado presentes la secretaria primera de las Cortes, Josefina Navarrete, y el vicepresidente de la Junta, José Luis Martínez Guijarro.

“Hoy me siento en deuda con todas aquellas mujeres que antes de nosotras lucharon por la igualdad y la democracia en nuestra región. Sin ellas hoy yo no estaría aquí”, ha indicado la ya diputada regional de las Cortes castellano-manchegas, quien ha querido dar las gracias “a todas ellas” por justicia.

Defender los intereses de la región

Según ha manifestado, es “un orgullo” seguir su ejemplo, por lo que “por todas ellas” ha prometido acatar la Constitución y el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Autónoma y ejercer el cargo de diputada “lealmente” en defensa de los intereses de Castilla-La Mancha.

Tras ello, antes del inicio del pleno que se celebra este jueves en el Parlamento regional, Díaz ha ratificado su promesa y el presidente de las Cortes ha señalado que ha cumplido los requisitos del artículo 7 del Reglamento de la Cámara, por lo que ha declarado que ha accedido en pleno ejercicio a su condición como diputada.

Después, los parlamentarios regionales han votado el nombramiento de Díaz como vicepresidenta primera de las Cortes, también en sustitución de García Molina, un hecho que ha permitido ocupar su asiento al lado de la Presidencia del Parlamento gracias a los 17 votos a favor y los 16 en blanco –tras una votación por papeletas– por parte de los diputados castellano-manchegos.