Más de 150 empleados de la Junta han recibido formación en Sistemas de Información Geográfica

Lanza Toledo
El Gobierno regional trabaja para dotar a los empleados públicos de las herramientas más avanzadas en los Sistemas de Información Geográfica

El Gobierno regional trabaja para dotar a los empleados públicos de las herramientas más avanzadas en los Sistemas de Información Geográfica

Desde el Gobierno regional, a través de la Consejería de Fomento, se está trabajando para que estos SIG mejoren todos los servicios que desde la Administración se prestan a los ciudadanos y ciudadanas castellano-manchegos.

Más de 150 empleados de las distintas Consejerías de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que han recibido la formación que les habilita en cartográfica y manejo de los más nuevos Sistemas de Información Geográfica (SIG). Unos “conocimientos que son de un alto interés para llevar a cabo su servicio a los ciudadanos”, ha el director general de Planificación Territorial y Sostenibilidad, Javier Barrado.

Barrado ha dado inicio al curso sobre ‘Análisis de Redes’, que se enmarca en el Plan Cartográfico Regional, y al que han asistido técnicos de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, ha informado la Junta en nota de prensa.

En este caso, la formación ha tratado de un curso monográfico enmarcado en el plan en materia de Cartográfica y Sistemas de Información Geográfica del Plan Cartográfico de Castilla-La Mancha 2017-2020, que ha organizado el Centro Cartográfico Regional dependiente de la Dirección General de Planificación Territorial y Sostenibilidad.

Los nuevos SIG permiten la organización, almacenamiento, manipulación y análisis de grandes cantidades de datos procedentes del mundo real que están vinculados a una referencia espacial, lo que facilita la incorporación de aspectos socio-culturales, económicos y ambientales que conducen a la toma de decisiones de una manera más eficaz.

El objetivo fundamental de esta formación técnica es dotar a los funcionarios del Gobierno regional de las herramientas más avanzadas para manejar y conocer la cartografía de Castilla-La Mancha y los Sistemas de Información Geográfica que dotan de funcionalidad y eficacia a su complejo trabajo, poniendo a su disposición las nuevas tecnologías para diseñar mapas o visores de servicios que repercutirán en un servicio más eficiente a la ciudadanía en cada una de sus áreas.

En esta línea, se pueden apuntar ejemplos prácticos, por ejemplo, mediante el conocimiento y manejo de los nuevos SIG se puede referenciar con gran exactitud el punto donde se ha iniciado un incendio, de manera que “los técnicos responsables puedan trabajar con gran rapidez y exactitud en sus planes de actuación sobre el terreno”, ha detallado Barrado.

Otro ejemplo que se puede citar, y en un ámbito totalmente distinto como es el sanitario, es que mediante el manejo de estas herramientas un trabajador puede valorar y diseñar el mejor y más rápido recorrido para enviar los vehículos de atención médica a distintos puntos de Castilla-La Mancha. Igualmente, sabiendo controlar los SIG e introduciendo los datos pertinentes, se puede diseñar escenarios futuros que ayuden a elaborar mapas de futuras necesidades en cualquier ámbito.

La impartición de estos cursos forma parte de la filosofía del nuevo Plan Cartográfico Regional 2017-2020, aprobado recientemente en Consejo de Gobierno, “una herramienta imprescindible para una planificación territorial sostenible”, ha apuntado el director general.

Desde este plan cartográfico se lleva a cabo estas y otras acciones de especial trascendencia, de cara a contar con los mecanismos necesarios para el mejor funcionamiento de una comunidad como Castilla-La Mancha, con una extensión geográfica tan importante y que necesita de un exhaustivo conocimiento para la mejor planificación y control.

Todas las acciones contenidas en el nuevo plan están encaminadas a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la región, vivan donde vivan y, sobre todo, a facilitar y fomentar todos los servicios que propicien fijar población, crear riqueza y contribuir a la recuperación económicos de Castilla-La Mancha, ha concluido Barrado.