Page avala aplicar el 155 y cree “deseable” reconstruir el “nacionalismo moderado” en Cataluña

El presidente del gobierno regiona, esta mañana durante una entrevista en RNE/Junta

El presidente del gobierno regiona, esta mañana durante una entrevista en RNE/Junta

Celebra la "predisposición" de PP y PSOE para reformar una Constitución que es "válida" pero que tiene "espacios que mejorar"

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha defendido la aplicación del artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía de Cataluña de cara a resolver el conflicto, si bien ha dicho que la “inexperiencia” en su uso lleva a la sociedad y a la clase política a tener ante sí “todo un abanico de colores de cómo usarlo”.

En una entrevista en RNE recogida por Europa Press, García-Page ha apostado que “se irá aplicando” en el caso de que su homólogo catalán, Carles Puigdemont, “confirme lo que hizo el otro día”. “Si se confirma que declaró la independencia, la democracia tiene que defenderse constitucionalmente, y para eso está el artículo 155”.

El también secretario general de los socialistas castellano-manchegos ha recordado que en Cataluña “siempre ha habido una importante mayoría nacionalista” que “tiraba de la cuerda pero no la rompía”, con una “dialéctica que no pensaba en ruptura”.

En la actualidad, ha asegurado, “y por arte de muchas circunstancias, se ha visto que ya no hay catalanistas moderados”. “Todo el mundo se ha pasado a la acera de la independencia y no hay nadie al otro lado del teléfono, que sólo se descuelga para ver cómo romper España”.

Por ello, ha dicho que “sería deseable reconstruir el espacio del nacionalismo moderado”, algo que “no se verá nunca en partidos como el PP o el PSOE”, si bien “hay espacio político” en Cataluña para los que defienden el “autogobierno”.

Reformar la Constitución

García-Page ha celebrado la “simple predisposición” de PSOE y PP a reformar la Constitución, algo que “ya es mucho” pese a que “no será fácil”.

Ha recordado que cuando se firmó la Constitución actual “había un cambio de régimen, dudas, miedos sociales y no había mediación de nadie”, pero los españoles “se pusieron de acuerdo” en el momento “más crítico de España”.

La ventaja para el diálogo ahora es que “no se parte de cero, sino de una Constitución que ha dado 40 años de modernización y esperanza”. “Esta Constitución es válida para mucho tiempo pero tiene espacios a mejorar y concretar. Hay que tener una mentalidad reformista, pero no rupturista”, ha señalado.

“Daría para comedia de éxito mundial”

Para Emiliano García-Page, si no fuera “un tema tan serio”, lo ocurrido en Cataluña la última semana “daría para guión de comedie de éxito mundial”.

En su opinión, “es inconcebible esta escenificación de un atropello a la democracia”. “Dice Puigdemont que hay democracia más allá de la Constitución, pero no hay ninguna democracia sin reglas”, ha dicho.

Ha apuntado además que muchos de los nacionalistas moderados de Cataluña “se están viendo ahora pactar con radicales antisistema como la CUP y viendo cómo ERC les arroya en las encuestas por todos los lados”, tras lo que ha subrayado que el Gobierno catalán “combina la derecha-derecha con el centro conservador, la izquierda y los radicales”, algo “muy raro en torno a un sólo objetivo”.

Acuerdo sobre agua

El presidente del gobierno de  Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha vuelto a reclamar hoy “un verdadero” acuerdo de Estado sobre los usos del agua en España y que se utilicen todos los recursos disponibles y “pagados por todos los españoles” como las desaladoras del Levante “antes que echar mano de agua inexistente en otros ríos, que se hace a costa de la pobreza de la tierra por la que pasa”.

García-Page ha hecho estas declaraciones este jueves en una entrevista en el programa Las Mañanas de Radio Nacional de España, a raíz de los últimos trasvases desde la cabecera del Tajo, recurridos por el Gobierno regional al considerarlos ilegales y que, a su juicio, ponen de manifiesto “la sequía estructural y la sequía política” y la “permanente explotación” a la que está sometido el río más largo de la Península Ibérica, según informa el gobierno regional en nota de prensa.

Ha recalcado que este asunto “no se trata de un debate político o electoral”, sino de que se asuma de una vez por todas que el agua en nuestro país “es un bien escaso que además está mal distribuido y las generaciones futuras nos exigen usarla de otra manera”.

“Es infumable que durante años hayamos estado sin usar las desaladoras que hemos pagado entre todos los españoles en el Levante y que ahora la sequía haya traído como consecuencia que se empiecen a utilizar”, ha afirmado y añadido que, precisamente por esta situación, “deberíamos aprender una lección y es que se usen primero los recursos que tenemos a disposición antes que echar mano de un agua inexistente en otros ríos, que además se hace a costa de la pobreza de la tierra por la que pasa”.

El presidente autonómico ha lamentado que “cuando en España se habla del agua se habla solo del poco agua que tiene la España seca -que somos nosotros- con la poca agua que necesita la otra España seca, que representa el Levante”.