Lanza Digital

UGT achaca el “daño” en el empleo de C-LM a la precariedad laboral, la crisis y la reforma laboral

La secretaria de Organización de UGT Castilla-La Mancha, Laura Íñigo, ha criticado que el mercado laboral de la región continúa “dañado” por la precariedad laboral, los efectos de la crisis y la reforma laboral.

Para la Unión General de Trabajadores, según han informado en una nota de prensa, las cifras hechas públicas este miércoles están marcadas “casi en exclusividad” por la campaña navideña, mientras que el balance del año 2017 en la región muestra “un mercado de trabajo dañado, que aún no se recupera de los efectos de la crisis y las políticas del Gobierno del PP”.

Según la secretaria de Organización, “la precariedad domina el empleo y el desempleo” en Castilla-La Mancha, ya que las ofertas de trabajo son cada vez más temporales y en diciembre de cada 100 contratos suscritos, casi el 94% fueron temporales”. Pero además, “esta precariedad se extiende también a la protección por desempleo, ya que sólo un 53.39% de las personas desempleadas cuenta con cobertura, frente al 57,9% a nivel nacional”.

En el nuevo contexto económico y político que se presenta para 2018, UGT reclama, en el marco del diálogo social, “un verdadero plan de choque para el empleo”, subraya Laura Íñigo, para quien “la protección social debe garantizarse, reforzando las prestaciones por desempleo junto a políticas activas de empleo, desde el ámbito público”.

Asimismo, “es preciso reponer los derechos de los trabajadores y trabajadoras y derogar en su totalidad la reforma laboral de 2012, que sólo ha conseguido degradar las condiciones laborales”, ha apuntado.

“Es imprescindible impulsar la demanda para afianzar el crecimiento económico, y para ello es fundamental que crezcan las rentas del trabajo, desde los salarios hasta las pensiones, reorientar las políticas económicas con medidas expansivas, al tiempo que se cambia el enfoque hacia la redistribución de la renta y haya un reparto de la riqueza más equitativo”, en palabras de la responsable.

Por otro lado, “es necesario apostar por un cambio de modelo productivo basado en una política industrial de estado, así como en otros factores que permiten a una economía crecer a medio y largo plazo, en innovación, formación y conocimiento, y que generen empleos de calidad, reduciendo las desigualdades y la pobreza”, ha concluido.