Un documental muestra el ‘alma’ de 40 años del Festival de Almagro

Aníbal B. C.
Recoge testimonios y voces imprescindible del festival

Recoge testimonios y voces imprescindible del festival

Ángeles Sánchez Infantes reúne en este trabajo entrevistas y testimonios, así como documentos gráficos aportados por instituciones y entidades, entre ellas, el diario Lanza

‘Almagro. Puro teatro’ es el título de este trabajo, de una hora de duración, que a través de entrevistas, testimonios y documentos gráficos recopila la historia de estas cuatro décadas de teatro clásico que se han vivido en Almagro.

Ángeles Sánchez-Infantes desgrana cómo ha sido posible realizar este documental que, además de contar la historia y la intrahistoria del festival, también aborda el lado más emocional y humano de quienes han sido sus protagonistas.

Durante nueve largos meses ha trabajado en este documental con el que logra descubrir los entresijos del festival, desde todo lo sucedido en la calle a lo que ha pasado entre sus bambalinas y, sobre todo, lo ocurrido en estas décadas sobre sus escenarios.

La periodista, ligada al festival desde hace 20 años, reconoce que una efeméride como ésta merecía “algo grande”, que se cumple en un documental “fruto de un trabajo de calidad, digno de una televisión pública y de la cultura a la que representa”.

Imposible era que toda la gente que ha formado parte del Festival de Almagro estuviera en el documental, si bien, dice su editora, “hemos recogido testimonios y voces que eran imprescindibles”.

Lo que tenía claro, señala, “es que quería hacer un documental en el que estuvieran directores y actores, pero también personas que resultan fundamentales es su historia, como el dueño de un bar, las camareras del parador de Almagro, la gente del pueblo,… En definitiva, personas que tienen muchas historias que contar, todos ellos dueños indiscutibles del festival”.

A estos testimonios, se une una cuidada selección de imágenes históricas que ha recopilado “con mucho esfuerzo y un enorme trabajo documental”.

Explica que a las imágenes que ya disponía CMM desde el 2002 se suman las que se han recopilado del Centro Documental Teatral, que ha puesto a su disposición todos sus fondos documentales.

También ha podido contar con los recursos gráficos de otras instituciones como el Museo Nacional de Teatro, la Diputación de Ciudad Real, el diario Lanza o el fondo gráfico del fotógrafo Manuel Ruiz Toribio, durante muchos años colaborador de la Agencia Efe.

Ángeles Sánchez Infantes asegura que en este tiempo se ha sentido como una “antropóloga de la imagen”, buscando allá donde pudiera encontrar recursos con los que enriquecer este documental que descubrirá muchas curiosidades del festival.

Entre ellas, dice, saber que el festival no siempre se celebró en el mes de julio, que la Compañía Nacional de Teatro Clásico nació en Almagro o conocer cómo surgieron los premios Ágora.

Sánchez-Infantes significa que esta labor ha sido “un reto importante”, pero también “un regalo inmenso” en el que ha podido trabajar con un gran realizador como es Antonio Fernández del que, señala, “ha sido capaz de encajar como en un puzzle todas sus piezas, a pesar de pertenecer a cuatro décadas, para acabar dándole una delicada textura”.

Finalmente, concluye que el objetivo final de este trabajo es que se convierta “en un obsequio para todos aquellos que han dejado, de una manera u otra, su alma en el Festival de Almagro”.