La dureza y precisión de la pulvimetalurgia

A. Ruiz Ciudad Real
La exposición se puede presenciar hasta el 11 de junio / Elena Rosa

La exposición se puede presenciar hasta el 11 de junio / Elena Rosa

El Aula Cultural Universidad Abierta exhibe una didáctica muestra sobre esta tecnología que permite crear piezas pequeñas y complejas que están muy presentes en el día a día

La pulvimetalurgia consiste en producir piezas “a partir de polvos o bien por prensado o bien por otras tecnologías avanzadas en las que también está involucrado el polvo que podemos mezclar con materiales poliméricos para inyectarlo y conseguir piezas de geometría muy complejas”, explicó Gemma Herranz, profesora de la Escuela de Ingenieros Industriales y comisaria de la muestra ‘Partículas en tu vida’ que exhibe el Aula Cultural Universidad Abierta.

Organizada por el grupo de investigación de la UCLM ‘Powder Injection Moulding (PIM)’, que ha impulsado la celebración del 7 al 9 de junio en Ciudad Real del 6º Congreso Nacional de Pulvimetalurgia, la muestra describe de forma amena cómo a partir de polvos metálicos o cerámicos se obtienen “piezas generalmente de tamaño pequeño y una cierta complejidad que están presentes en muchos elementos cotidianos”.

Uno de los ámbitos con amplia presencia es la industria del automóvil ya que “nuestros coches llevan aproximadamente 600 componentes sinterizados”, indicó Herranz. El proceso de sinterización es “cuando estas particulitas se unen y sueldan entre ellas para conformar la pieza completamente densa”. Se prensa el polvo y se somete a una temperatura en la que las partículas se sueldan unas con otras hasta hacer que la pieza tenga “las propiedades finales que buscamos”, sin fundición, con lo que se consigue “un ahorro muy importante en el procesado”, apreció Herranz, que destacó que esta tecnología permitió que la industria del automóvil cambiase en el mundo a partir de los años 50 haciendo que los automóviles costasen tres veces menos del precio que tenían antes, porque la participación de los componentes sinterizados supone un ahorro muy importante, de manera que los coches como elemento de lujo pasaron a ser accesibles para la clase media.

En herramientas de altas prestaciones, materiales biocompatibles para prótesis, bráckers dentales, instrumentos musicales y de cirugía y piezas de joyería también, entre otros campos, se emplea la pulvimetalurgia, cuyos productos suelen caracterizarse por los tamaños pequeños, mucha precisión, dureza y altas propiedades mecánicas. Así mismo, hay casos en los que la propiedad que se persigue es la de un alto control de la porosidad como los cojinetes autolubricados de los coches o filtros.

En la muestra, que se puede presenciar hasta el 11 de junio, se propone un recorrido histórico por esta tecnología desde los primeros vestigios de la antigüedad en los que aparece el uso de polvo para fabricar herramientas o elementos de defensa, resaltando el impulso que alcanzó en la II Guerra Mundial, y se describen los fundamentos de la pulvimetalurgia y principales procesos con ejemplos prácticos.

Siendo España el segundo país productor de componentes sintorizados de Europa, se presentan también las empresas españolas que se dedican a esta técnica, las cuales han proporcionado para la exposición piezas que fabrican, además de reflejar en la sección de futuro y retos el trabajo que están llevando a cabo los diez centros de investigación de España dedicados a esta tecnología.

Entre los retos, se halla la fabricación de objetos a medida, la mejora en biocompatibilidad y la obtención de prestaciones no alcanzadas como conseguir materiales resistentes y dúctiles, aunando ambas propiedades en un mismo producto.