La filosofía integradora de García-Cano llenó el salón de actos de la Escuela de Arte

A. Ruiz Ciudad Real
Francisco Jiménez prologa el libro de Fernando García-Cano / Clara Manzano

Francisco Jiménez prologa el libro de Fernando García-Cano / Clara Manzano

El obispo acudió a la presentación del libro del profesor del centro y párroco del barrio del Pilar

Una filosofía que “aspira a ser integradora”, a partir de una razón que no diseccione la realidad sino que la capte en su globalidad, cultiva Fernando García-Cano Lizcano, párroco del barrio del Pilar y profesor de la Escuela de Arte Pedro Almodóvar, donde este miércoles presentó el libro ‘Filosofía, cultura y sociedad’, que reúne 18 ensayos que versan sobre muy diversas situaciones actuales desde la solidez de una razón fundamentada, elaborados durante los últimos doce años y presentados en congresos y simposios a nivel regional, nacional e internacional.

Alumnos y profesores tanto de la Escuela de Arte como del Seminario, familiares y amigos llenaron el salón de actos del centro, que tuvo que ampliarse en dirección a la sala de exposiciones, en la puesta de largo de este libro que contó con la presencia del obispo, Gerardo Melgar, y en el que se dio a conocer al Grupo Filosófico de Fernán Caballero, integrado por cuatro amigos que se formaron en el Seminario, que están dedicados al mundo de la docencia y que mantienen reuniones periódicas en la localidad fernanduca en torno a su pasión por la filosofía. Dos son padres de familia y otros dos sacerdotes, García-Cano y Francisco Jiménez, quien prologa el libro de su amigo, de cuya obra destacó su dimensión social ya que su objetivo no es la persona administrada sino la persona en comunidad que como animal político busca “una felicidad asociada a la de la sociedad”.

El obispo, Gerardo Melgar, asistió a la puesta de largo del libro / Clara Manzano

El obispo, Gerardo Melgar, asistió a la puesta de largo del libro / Clara Manzano

La persona es corresponsable con otras personas en la búsqueda de la felicidad, y, en este sentido, entran en juego el ser y “la felicidad de quienes conmigo conviven”, apreció Jiménez, que resaltó la apuesta de García-Cano por una razón integradora frente a la intemperie de la irracionalidad y el poder abusivo.

Publicado por el Instituto de Estudios Manchegos, el libro refleja la interdisciplinaridad del saber, apreció García-Cano, que recordó que la filosofía tiene que ver con todo, expresó su satisfacción por presentar su trabajo de investigación en un centro como la Escuela de Arte que se define por “la riqueza y variedad de su profesorado” e indicó que el grupo filosófico de Fernán Caballero se caracteriza por una filosofía muy ceñida a la realidad y la docencia que imparten sus miembros en diferentes ámbitos como públicos y eclesiásticos, en favor de una filosofía que pretende ser “generadora de cultura”.

La presentación del libro también contó con la participación de Alfonso Caballero Klink, presidente del Instituto de Estudios Manchegos (IEM), que resaltó la calidad de este ensayo y subrayó que la institución que preside está abierta a todo tipo de sugerencias de estudio e investigación, quiere impulsar la acción de los Amigos del IEM, está incorporando a nuevos consejeros numerarios de diversos campos de la ciencia y el saber -entre ellos el propio García-Cano- y va a retomar la faceta de impulsor de actividades expositivas.

Pedro Lozano, como director de la Escuela de Arte, dio a todos ellos la bienvenida en el acto de presentación del cuarto libro de García-Cano, a quien definió como una persona hipertrabajadora y comprometida y al que calificó como “uno de los nuestros” como profesor de este centro que, por su dedicación y preparación, “nos hace mejores”.