Isabel Villalta ofrece un recorrido poético por ‘la historia social y humana” de los últimos 75 años del país con la música como referente

A. Ruiz Ciudad Real
El antiguo Convento de la Merced acogió la puesta de largo del poemario /Clara Manzano

El antiguo Convento de la Merced acogió la puesta de largo del poemario /Clara Manzano

Presentó en el antiguo Convento de la Merced el poemario ‘El dolor de la música’

La escritora Isabel Villalta propone un trayecto poético por “la historia social y humana” de los últimos 75 años del país en su nueva obra, un poemario estructurado en tres partes correspondientes con tres relevantes períodos desde la posguerra a la actualidad, en cuya descripción aparece la música característica de cada época que se interpretaba para consolar a las personas o alegrar la vida.

Publicado en la colección Erato de la Editorial Llanura, de la Asociación de Escritores de Castilla-La Mancha, el poemario ‘El dolor de la música’ comienza con un prólogo-preludio en el que refleja cómo a la música “le duele una memoria herida” y se distribuye, a modo de concierto, en una primera parte, titulada ‘Lento’ y correspondiente con la posguerra y la dictadura; una segunda llamada ‘Allegro’ sobre la transición y la llegada de la democracia; y una tercera ‘Grave’ desde la crisis tanto económica como de valores hasta la actualidad.

En el poemario de la autora natural de Membrilla y residente en Manzanares, se habla de las sinfonías y bandas que han acompañado nuestras vidas desde los parterres o templetes, para llegar a la música eléctrica que se populariza a partir de los 60 y enlazar con la “un poco más bronca que está sonando” en la actualidad. No faltan ni canciones de escuela ni sonidos como el silbido del afilador que formaban parte o participan del ambiente social vivido en este recorrido por la historia de España con la poesía de Villalta, que utiliza la música para contar la realidad de la vida y, de esta manera, la tristeza de despertar de “aquel paroxismo y cataclismo que fue la guerra” para luego resurgir con la democracia y la llegada de las libertades y describir lo ocurrido en los últimos años tras el ‘bajón’ de la crisis.

Ignacio Morales acompañó con la música de su violonchelo a la autora natural de Membrilla / Clara Manzano

Ignacio Morales acompañó con la música de su violonchelo a la autora natural de Membrilla / Clara Manzano

Pasiones, penas, tristezas, alegrías y ansias de libertad aparecen en las páginas de ‘El dolor de la música’, una observación a los últimos tres cuartos de siglo de la historia de España en la que se hace referencia desde a la ironía y desinhibición de la música carnavalera hasta las canciones alegres y amorosas, ya que “el amor lo sustenta todo”, que cantaban las mujeres en los años cuarenta mientras realizaban tareas en el hogar después de haber espantado el hambre, en una época de grandes restricciones y privaciones, con lentejas, aunque éstas tuvieran bichos.

Si la música es la banda sonora de la vida, la poesía es la letra, y Villalta conjuga ambas en esta obra, comentó el también membrillato y técnico de Cultura de la Junta, Enrique Jiménez, que participó, junto a los profesores Cosme Jiménez y Restituto Contreras, en la presentación del libro celebrada en el antiguo Convento de la Merced y que contó también con la actuación del violonchelista Ignacio Morales, que interpretó dos piezas de Bach y la canción popular catalana ‘El cant dels ocells (El canto de los pájaros)’.

Los profesores Cosme Jiménez y Restituto Contreras participaron en la puesta de largo de 'El dolor de la música' / Clara Manzano

Los profesores Cosme Jiménez y Restituto Contreras participaron en la puesta de largo de 'El dolor de la música' / Clara Manzano