Los clubes de lectura y músicos locales protagonizan el recital ‘De la mano’

Lanza Daimiel
Se rindió homenaje a autores como Miguel Hernández y se demostró que la poesía no es aburrida

Se rindió homenaje a autores como Miguel Hernández y se demostró que la poesía no es aburrida

Participaron Sutil Kármico, Alejandro Cerro y O. Rutina y se recordaron a Miguel Hernández y Gloria Fuertes

El segundo recital poético organizado por la delegación de Cultura tuvo como principales protagonistas a los clubes de lectura de la Biblioteca Municipal. Una cita literaria a la que asistieron unas 70 personas que disfrutaron de la conjunción de los versos y la música.

Desde los más pequeños del club de lectura ‘Super L’, pasando por el grupo de inglés, el club juvenil y el más longevo de adultos, ‘Punto y Coma’, todos dejaron patente su buena dicción y declamación. Bonitos mensajes que se alejan del tópico de que la poesía es aburrida como se demostró con la curiosa ‘Cenicienta’ de Roald Dahl, el poema juvenil ‘Te reto’ de Victoria Ash o algunos más grandilocuentes como ‘No longer mourn for me when I am dead’ de Shakespeare que interpretó el profesor y tutor del club de lectura en inglés.

Intervinieron lectores de los diferentes clubs de la Biblioteca

Intervinieron lectores de los diferentes clubs de la Biblioteca

‘De la mano’, como así se llamó el recital poético, también sirvió para despedir 2017, un “año importante”, como explicaron la coordinadora de Cultura, Josefina Villegas, y la técnico Analía García, ya que en él se ha cumplido el 75 aniversario de la muerte de Miguel Hernández y el centenario del nacimiento de Gloria Fuertes, dos de las figuras más importantes de la literatura española, por lo que a lo largo de más de una decena de composiciones poéticas no faltaron textos tan emblemáticos como el ‘Poema de mermelada’ de Fuertes o el mítico ‘Aceituneros’ de Hernández.

En el recital, también participaron los músicos locales Sutil Kármico, Alejandro Cerro y O. Rutina que intercalaron sus acordes entre poema y poema. Sutil Kármico se atrevió a rimar un rap de propia cosecha, mientras que Alejandro Cerro interpretó un emotivo tema dedicado a una niña africana que llegó a España en un barco de juguete, para concluir con el pop melódico e indie de Miguel Ángel Ortiz.