Morboria Teatro propone un divertimento sencillo aunque no redondo

El lindo Don Diego

El lindo Don Diego

Eva del Palacio como mosquita y Fernando Aguado como Don Diego logran encandilar al público / Carlos Bandrés

Morboria Teatro presentó en la noche de este domingo en el espacio Miguel Narros del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro su versión El lindo Don Diego como un divertimento sencillo aunque no redondo quizá por algunas escenas algo descontextualizadas como los bailes fuera del club de los años 20 -en lo que se ambienta esta propuesta escénica- del personaje Tórtola Valencia a la que se quiere rendir homenaje como gran musa de artistas modernistas que fue pero que en ocasiones no termina de encajar en la obra.

Se trata de una originalísima versión, en el que los actores reciben al público en la platea ejerciendo su papel de botones, camareros o cerilleras del club, mientras la orquesta pone la música en directo desde el escenario en el que mesas y paneles móviles configuran el aspecto que debería tener un club de los felices Años 20.

Es cierto que es listón para este montaje estaba muy alto cuando aún resuenan en la memoria colectiva los ecos dela magnífica versión que la Compañía Nacional de Teatro Clásico hizo en 2013 de este texto de Agustín Moreto descubriendo a un histriónico Edu Soto con el punto adecuado de contención como protagonista.

En esta propuesta de Morboria Teatro el vestuario de Ana del Palacio es sencillamente genial, precioso y detallista en los personajes más serios, y la muleta perfercta para dar el carisma ridículo y engreído que precisa el personaje de Don Diego, interpretado con maestría y tablas por Fernando Aguado.

El criado pasa a ser una mujer con gran acierto

Sin embargo, si alguien brilla con luz propia en esta función es Eva del Palacio como Mosquita -personaje que en la obra original es masculino pero que Morboria convierte en una mujer con el máximo acierto- responsable del enredo que guía toda la comedia de amores, desamores y engaños.

En definitiva, y haciendo también a una maravillosa música que salta con maestría del jazz al rythm and blues y llegando hasta el chotis, se trata de una propuesta correcta y divertida de Morboria Teatro que quizá no alcanza el nivel de otras de sus producciones y eso deja una sensación de que algo falta en quienes hemos seguido su trayectoria.

Sin embargo, el público de Almagro -generalmente muy agradecido y entre el que se encontraba la actriz Ana Arias (Paquita en Cuéntame) quien se mostró cercana y simpática entre los numerosos fans que le pidieron una foto- aprobó con nota la propuesta escénica de Morboria Teatro o al menos así se dedujo de la amplia ovación que le brindó.