El Alarcos viaja a Gerona con muchas bajas

Francisco J. Otero Ciudad Real
Javi Márquez habla con sus jugadores

Javi Márquez habla con sus jugadores

Javi Márquez: “El Bordils es un muy buen equipo, a pesar de que todavía no ha puntuado”.

El BM Alarcos consiguió el pasado fin de semana su primera victoria de la temporada, ante el Cisne, por entonces líder de la División de Honor Plata. Este fin de semana se va al otro extremo, a enfrentarse al colista, el Bordils. Un largo viaje para verse las caras con un equipo que todavía no ha conseguido puntuar. “Si en algo insisto siempre”, explica el entrenador alarquista, Javi Márquez, “es en la igualdad que hay en esta competición. El Bordils es un buen equipo, con jugadores técnicamente muy dotados que practica un juego vistoso. Es verdad que todavía no ha sumado, pero en Copa, por ejemplo, fue capaz de ganar al Torrelavega”.

Lo peor para un Alarcos que por fin parece arrancar son las bajas por culpa de las lesiones. El parte es largo y para la cita de este fin de semana, el míster manzanareño tendrá que recurrir al filial. Viaja el argentino Emiliano para echar una mano en el extremo derecho o el lateral, ya que Manu Díaz sigue con sus problemas, aunque evoluciona bien, y se confirmó el peor diagnóstico posible para Juli Granados, que tiene roto el ligamento cruzado. Róber Giménez también evoluciona bien, pero sigue con sus problemas en una mano.

El otro punto caliente en el Alarcos es la portería. De la Cruz tiene rotura muscular, con lo que se perderá los próximos tres o cuatro encuentros. Por si fuera poco, Mario Blanco, el tercer potrero, también se lesionó el pasado sábado, así que Fran Revuelta tendrá que dar el do de pecho en su regreso a Cataluña, aunque viajará Caco para echarle una mano si es necesario. También  se pierde el encuentro Fran Vidal, que continúa con su recuperación de la rotura de fibras que sufrió.

“A ver si seguimos con la dinámica y en Bordils conseguimos ganar”, apunta el lateral Vicente Poveda, que asegura que su rendimiento “ha ido a mejor. Empecé un poco flojo, pero estoy creciendo. El vestuario es una piña, somos todos amigos y eso ayuda”.

El Alarcos parte este viernes en autobús hacia Bordils, donde jugará a las ocho. “Es una pista peculiar, con la gente muy encima”, afirma Márquez. Dos puntos acercarían al Alarcos a la zona noble de la clasificación, encauzando una temporada que no ha empezado como se deseaba, por los resultados pero, sobre todo, por las muchas lesiones que ha tenido el equipo en los primeros compases.

Horarios y clasificaciones