El BM Alarcos sentencia al Villa de Aranda en la segunda parte

Lanza Ciudad Real
Vicente Poveda y Jota Serrano chocan tras una acción / Foto: Clara Manzano

Vicente Poveda y Jota Serrano chocan tras una acción / Foto: Clara Manzano

El equipo alarquista vuelve a saborear un triunfo de una manera más plácida a lo que dictaba el primer tiempo (30-23).

VESTAS BM ALARCOS

30

VILLA DE ARANDA

23

Fran Revuelta, César Beret (3), Vicente Poveda (4), Juan Lumbreras (2), Julián Portero (3), Manu Díaz (4), Javi de la Cruz, Martín Molina (7), Jota Serrano, Jose Candeleda (2), Brian Negrete (3), Jorge Maestre, Victoriano Alises (1), Rober Giménez (1) y Pablo Arreaza. Luis de Vega, Franco Gavidia, Nemanja Bojicic, Luis Darío Moscariello (1), Eloy Krook (6), Víctor Megías (6), Óscar Río (4), Luis Manuel Lorasque (2), Álvaro Torres (2), Ricardo Amérigo, Iker Antonio (1), Guillermo Martín, Rodrigo del Val (1) y Alberto González.
ÁRBITROS
David Deniz Alonso y María Fernanda Espino Guerra.
PARCIALES CADA 5 MINUTOS
1-3, 5-6, 9-8, 10-10, 12-11 y 13-14 (descanso); 16-15, 21-15, 25-18, 27-19, 29-19 y 30-23.
INCIDENCIAS
Partido disputado en el pabellón Quijote Arena.

El Vestas BM Alarcos recuperó en el pabellón Quijote Arena la sonrisa de la victoria, la que le otorgó un triunfo ante el Villa de Aranda más complicado de lo que indica el 30-23 final. Porque los alarquistas comenzaron mal y perdían al descanso de uno (13-14), pero una gran segunda parte leS permitió coger poco a poco ventajas para terminar el 2017 con un resultado cómodo y un final tranquilo.

El choque comenzó muy cuesta arriba para el BM Alarcos. Los de casa no sabían atacar la defensa rival y eran incapaces de parar el ataque del Villa de Aranda en los primeros minutos, en los que el marcador se puso muy en contra con un preocupante 1-4 en el minuto 5.

Rober Giménez, en una acción del choque / Foto: Clara Manzano

Rober Giménez, en una acción del choque / Foto: Clara Manzano

Un arreón local gracias a dos ataques rápidos y un par de paradas del meta Fran Revuelta dejó al Alarcos a solo un gol 3-4. En ataque solo un buen Vicente Poveda veía puerta con claridad, mientras la defensa iba poco a poco cogiendo ritmo para evitar el despegue de los arandinos (7-7, minuto 12).

La igualdad siguió en el marcador durante muchos minutos en un intercambio de golpes que se parecía más a lo que se esperaba del partido. De hecho, si no hubiera sido por el acierto del portero rival, el Alarcos hubiera podido abrir distancias en el marcador antes del descanso. Pero no solo no fue así, sino que el Villa de Aranda se fue al vestuario con un 13-14 a su favor.

Brian Negrete lanza a portería / Foto: Clara Manzano

Brian Negrete lanza a portería / Foto: Clara Manzano

El segundo periodo comenzó con un cambio de liderato en el marcador gracias a tres goles del argentino Martín Molina, que puso al Alarcos por delante 17-15 (minuto 5). Llegó así un 5-0 de parcial para los de Javi Márquez, que les dejó por primera vez cuatro goles por delante 19-15 (minuto 6), obligando al tiempo muerto del rival.

Pero no sirvió de gran cosa esa parón, ya que la distancia seguía creciendo para los de casa hasta el 21-15 del minuto 10. Una distancia que se mantuvo a lo largo de los minutos y que siguió creciendo gracias a la buena defensa local y al bajón físico de los visitantes 24-16 (minuto 13).

Posteriormente el choque se metió en una dinámica de más errores que aciertos, pero siempre con el Alarcos muy por delante en el marcador y sin ningún peligro de remontada gracias a la defensa. El 27-19 del minuto 22 lo decía todo.

Desde ahí hasta el final del choque hubo una especie de pacto de no agresión y los minutos pasaron plácidamente a favor de los locales hasta el 30-23 final.

Destacó por los locales el argentino Martín Molina, con siete goles. En el bando visitante el ciudarrealeño Álvaro Torres hizo dos goles.

Resultados y clasificación