Lanza Digital

Villahermosa FS, Futsal Villarrobledo e Infantes FSF, campeones del III Trofeo Quijote Promesas

Intensísimas las últimas horas del 2017 vividas en el Pabellón Polideportivo La Molineta, de Valdepeñas, donde 11 equipos llegados desde diversos rincones de la geografía castellano-manchega se disputaron el torneo de Navidad organizado por el C.D. Quijote Futsal un año más, en su apuesta por el fútbol sala base y el fútbol sala femenino.

Futsal Villarrobledo, campeón cadete

Los albaceteños del Futsal Villarbledo se hicieron con la corona de campeón de esta tercera Quijote Promesas al vencer en la gran final al equipo de Santa Cruz de Mudela Manu’s Rules. Los de Villarobledo, que se deshicieron en semifinales del equipo de Eurocontrol Tomelloso F.S. cerraron este 2017 de la mejor manera posible, ante un Manu’s Rules que ya había dejado por el camino al Moral Fútbol Sala, al que eliminó en semifinales. Cerró el cuadro de honor Roumis F.S. de Valdepeñas, que quedó en quinto lugar.

Un impresionante Villahermosa F.S. en Categoría Juvenil, casi lo logra todo

Los calduchos se hicieron con el título de Campeones en Categoría Juvenil, con el de Máximo Goleador (Pablo Molina compartido con Ángel Valverde), Equipo Menos Goleado y Campeones de la Batalla de Los porteros. El subcampeonato se lo agenció el equipo el Renacer Argamasilla, seguido de los semifinalistas Membrilla Fútbol Sala y Neumáticos José, de Moral de Calatrava.

El III Trofeo Quijote Promesas, éxito de participación

Se repiten los números un año más por Navidad para el C.D. Quijote Futsal y es que nuevamente once equipos se inscribieron para disputarse este trofeo navideño, en categorías femenina y masculina. Además, desde el club se hace una valoración muy positiva por el juego y el espectáculo brindado por todos los equipos, que demostraron un fútbol sala muy bonito y un juego limpio.

El C.D. Quijote Futsal también se congratula por la gran afluencia de público durante estas dos jornadas de fútbol sala realizadas en La Molineta, donde desde las 16.00 horas del viernes y hasta las 22.00 horas del sábado, hubo un incesante chorrillo de aficionados poblando las gradas del pabellón de Valdepeñas.