Cristóbal Moraga: “La Federación nos ha vendido”

Francisco J. Otero Tomelloso
Cristóbal Moraga

Cristóbal Moraga

El delegado en Castilla-La Mancha de Proliga, la patronal de los clubes de fútbol no profesionales, analiza en una entrevista la situación actual y los problemas de estas entidades

En la sede de Asesoramiento Médico Siglo XXI en Tomelloso el murmullo de las conversaciones se entremezcla. Un grupo de jóvenes trabajadores, con auriculares, no paran de hablar con los clientes por teléfono. El espectador no es capaz de seguir ninguna de ellas. Parece una metáfora de la vida de Cristóbal Moraga, uno de los responsables de la empresa en Tomelloso, presidente fundador del Atlético Tomelloso, concejal del PP en la oposición y, por si fuera poco, delegado de Proliga, la patronal de los clubes no profesionales, en Castilla-La Mancha, el objeto de esta entrevista. A pesar de todo el ruido que lo rodea, Moraga habla mucho y bien. Parece tener las ideas muy claras, sin despistarse ni siquiera por el móvil, que no para de sonar, de avisarle de que hay otras muchas cosas pendientes.

P.- El fútbol en Tercera se mueve en una especie de limbo. No es fútbol profesional, pero tampoco se puede decir que sea aficionado, ya que la mayor parte de los jugadores perciben un salario, que se llama de otra manera, y se mueven cantidades respetables. En ese contexto nace en Madrid, hace ya unos años, la Comisión de Clubes de Tercera y Segunda B (CTT), que en estos momentos agrupa 250 clubes bajo el paraguas de su “marca”, Proliga. ¿Qué ventajas tiene pertenecer a ella?

R.- Podemos agruparlas en dos grandes grupos. Por un lado, aseguramos la representatividad de los clubes a todos los niveles; por el otro, juntos tenemos una gran capacidad de negociación. Bajando a lo práctico, Proliga contribuye a buscar patrocinadores, actúa como central de compras, tanto de material como de servicios, con importantes ventajas. Por ejemplo, los suministros del bar, el material deportivo o la ropa. Eso sí, solo tenemos un patrocinador por materia, es decir, que si firmamos con Pepsi, no lo hacemos con Coca-Cola. Todos esos contratos nos generan una bolsa de subvenciones a la que acceden nuestros asociados. La pasada temporada fue de unos 1.700 euros para cada club que lo solicitó, 46. Esta esperamos que sea bastante mayor, casi el doble. Se presta asesoramiento fiscal, empresarial, de márketing y defensa jurídica. Organizamos jornadas de formación para directivos.

P.- Tenéis mayoría de clubes de Tercera en Castilla-La Mancha.

R.- Sí. Se paga una cuota de 50 euros al mes. Nos faltan unos pocos, pero porque no hemos tenido tiempo.

P.- Si se pierde la categoría,  ¿se pierde la condición de asociado?

R.- No, pero no se puede acceder a ciertas ventajas.

P.- Me dicen que para la temporada que viene habrá un modelo de entradas nuevas.

R.- Sí, esa es una novedad interesante. Hemos suscrito un acuerdo con una empresa, Deporges, que las proporciona gratis a cambio de poner publicidad en la parte de atrás. Son entradas plastificadas con código de barras, lo permite llevar un control de lo que se ha vendido, detectas accesos dobles, etc. También se puede hacer con los carnets de socio y abonados. En Castilla-La Mancha vamos a adoptarlo por el momento seis o siete clubes.

P.- Y está Proliga TV.

R.- Es uno de nuestros proyectos más queridos. Ahora mismo, nos cuesta dinero, pero es importante. Emitimos un partido por jornada por la web, con mucha calidad, ciertamente. Es nuestra ventana, nuestra manera de decir que nuestro fútbol existe y de darle relevancia a nuestros patrocinadores. Tenemos mucha ilusión por que siga creciendo.

P.- Eso nos da pie para hablar de dos temas interrelacionados. El fútbol de Tercera es categoría nacional, aunque la gestión es, en la práctica, de las federaciones regionales, que calcan el sistema administrativo español, por cierto. Los derechos televisivos le corresponden a la RFEF.

R.- Somos categoría nacional. Nuestra lucha es que si somos clubes de nacional tenemos que tener los mismos derechos y los mismos deberes que el resto de los de esa categoría. No se puede concebir que si las televisiones dan dinero y hay patrocinadores, ese dinero no nos llegue, pero no para contratar delanteros o portero, como dice Óscar (Garvín, presidente de la CCT), sino para no caer en la precariedad, para generar estructura, no trabajar con malos campos, sin material en condiciones. Por las televisiones nos corresponden seis millones de pesetas para cada club. Con ese dinero se pueden hacer muchas cosas.

P.- El sistema actual es que ese dinero llega a las federaciones y estas deberían reinvertirlo en los clubes.

R.- Pero no está funcionando. La Federación tiene el dinero en su cuenta para la promoción del fútbol aficionado, pero no nos está llegando. Ahora parece que sí va a “caer” algo. Al menos eso suena. Pero si hay un Real Decreto que dice que es el 1%, es eso, ni el 0,4 ni el 0,5%. Una de nuestras grandes reivindicaciones era conseguirlo.

P.- Pero el dinero sí está. Las televisiones han pagado.

R.- Sí, la Federación le encarga a la Liga que venda los derechos, porque su estructura está anquilosada y prefiere que sea la Liga la que se encargue de esas gestiones, no ha sido capaz de seguir el ritmo de los tiempos.

P.- Eso es algo que ha pasado en todas las grandes competiciones, desde la ACB a la LNFS o la Asobal…

Nuestro modelo son esos, pero también el de otros países. Nuestra Liga es la mejor del mundo, pero la Federación se queda atrás. Así que la Liga vende los derechos por una cantidad importante. La Liga ha ingresado ese dinero en la cuenta de la Federación y estamos esperando que se distribuya. Es triste que muchos clubes estén ahogados cuando podíamos destinar ese dinero a crecer estructuralmente.

P.- La televisión de nuevo.

Está todo relacionado. Los derechos televisivos pertenecen a la Federación Española, que no los está explotando. Lo que queremos es que nos los cedan. Además, hay sentencias que dicen que los titulares de los derechos televisivos son aquellos a los que les “cuesta la pasta”, es decir los clubes, porque a la Federación no le cuesta nada que el Tomelloso juegue contra el Socuéllamos. Ahora mismo estamos retransmitiendo un partido a la semana, con muy buena calidad, pero es muy poco. Queremos más, porque el objetivo es que nuestro fútbol se vea.

Imagen del delegado de Proliga

Imagen del delegado de Proliga

P.- Hablando de dinero, en estos momentos el fútbol de Tercera está en el limbo. Tirando por lo bajo, 100.000 euros de presupuesto por club hacen 2.000.000 de euros solo en Castilla-La Mancha con muy poco control.

R.- En el Atlético Tomelloso queremos demostrar que se pueden hacer las cosas bien. No estamos orgullosos, porque deberíamos haberlo hecho antes. En Castilla-La Mancha estamos un paso por detrás de otras comunidades. Desde Proliga estamos tratando de hacer entender que no es la manera de hacer las cosas, que eso lleva a muchos clubes a desaparecer: Puertollano, Manchego, Tomelloso, Hellín, Alcázar… Casi todas ellas fueron por falta de cumplimiento de las obligaciones fiscales. Proliga defiende el modelo legal. Podemos estar de acuerdo o no con la ley. Yo no estoy de acuerdo. No creo que para determinadas cantidades sea necesario darlo de alta en la Seguridad Social.

P.- La postura de la CTT ha sido siempre la creación de una figura específica para el fútbol.

R.- Sí, al estilo de las empleadas del hogar, con una cuota fija que reconozca la idiosincrasia del fútbol en estas categorías.

P.-  Pero hay jugadores que pasan de los mil euros.

R.- Sí, sí. En esos casos, a partir de cierta cantidad, por supuesto que hay que cotizar íntegramente. De cualquier manera, la ley es la que es y hay que seguirla. Y estamos comprometidos a seguirla hasta que negociemos un cambio. Las asociaciones tienen que presentar impuesto de sociedades, hay que pagar el IVA, el IRPF… Hay que hacerlo y queremos cumplir con nuestras obligaciones, pero también queremos que se respeten nuestros derechos. Los 36.000 euros que nos corresponden a cada club de los derechos de televisión se podrían dedicar a todo esto: cumplo la ley y no me supone un coste.

P.- Para algunos jugadores es un incentivo.

R.- Sí, pero no para todos. Hemos vivido al margen de la legalidad y algunos han estado muy cómodos. A los futbolistas los defiende AFE, los entrenadores tienen su sindicato, los árbitros su colectivo… pero, a los clubes, ¿quién los defiende? Al final son los que pagan, los que desaparecen. Detrás de los clubes están las juntas directivas y ahora resulta que la responsabilidad es personal.

P.- Ese fue el principal argumento para la huelga, el cierre patronal más bien, de hace un par de temporadas.

R.- No descarto que se repita. Es que es absurdo. Pero el problema es para el club. Y aquí, en Tomelloso, todo se va a pagar en A, a pesar de que algunos jugadores quieran seguir cobrando en negro, porque el responsable es el club.

P.- De hecho, ya ha habido casos de inspecciones de Trabajo y los resultados han sido, claro, desfavorables para los clubes.

R.- Y más que va a haber. Está a punto de estallar esa bomba. Y va a hacerlo porque la Federación Española de Fútbol nos ha vendido. Una de las justificaciones de la convocatoria de aquella huelga es que en estas categorías el fútbol es amateur. Lo que dice la Federación, en una denuncia es que el coste de la ficha lo tiene que pagar el jugador, que si lo hace el club implica que hay un “amateurismo marrón”. La propia Federación está diciendo que los clubes están pagando cantidades que no declaran. Prevemos que van a ir a revisar las cuentas de todos los clubes, uno a uno. Si las irregularidades prescriben a los cuatro años, la situación es una bomba. Imagino que serán condescendientes y se abrirá un proceso de regularización.

P.- Proceso que ya ha comenzado el Atlético Tomelloso, que este año dará de alta en la Seguridad Social a todos los que tengan alguna vinculación con el club.

R.- Así es. Queremos que sirva de ejemplo. En Azuqueca van a seguir el modelo, pero no veo inquietudes en otros sitios.

P.- No solo es que no haya inquietudes, es que en muchos clubes piensan que es inviable. Sin embargo, desde Proliga se podría echar una mano, con gestores compartidos, por ejemplo.

R.- Ahora mismo Proliga ofrece servicios de asesoría fiscal, laboral, contable, por 170 euros al mes y jurídico gratis. Hay un delegado que trata a cada club como si fuera al suyo. En el próximo congreso de Proliga vamos a hacer jornadas de formación para directivos. En Castilla-La Mancha esa debe ser la prioridad ahora mismo: la formación de los directivos. Es posible que en otros sitios, no, pero aquí, esa debe ser nuestra prioridad.

P.- Es importante, porque hubo tiempos en los que los directivos sacaban algo de su posición, pero en estos momentos son gente que está poniendo su tiempo, sus ganas, su ilusión… a cambio de responsabilidad y problemas.

R.- Antes es verdad que había dinero y poco control, pero el objetivo en la situación actual es que los clubes sean sostenibles y que dejen de generar situaciones de precariedad, es decir, que si hay una chica trabajando en la oficina, esté dada de alta, simplemente. Queremos déficit cero para una actividad que es principalmente social. Ahora mismo tenemos además el problema de que si el ejercicio se ha dado mal y generamos un déficit de 10.000 por ejemplo, si ponen una denuncia, la responsabilidad es de los directivos.

P.- Abogáis por que sea responsabilidad patrimonial del club.

R.- Es fundamental. Proliga es la patronal de los clubes de fútbol aficionado. Éramos el único estamento sin representatividad. Necesitamos que se nos oiga mucho más de lo que se nos está oyendo. Por eso nos presentamos a la Asamblea de la Federación. No lo hicimos por apoyar a Jorge Pérez, lo que queríamos era estar en la Asamblea. Tuvimos una reunión con Jorge Pérez, que dio la cara y se sometió a nuestro bombardeo. Villar no quiso reunirse. Ahora, una vez dentro de la Asamblea, si Jorge Pérez no hubiese actuado como pensábamos que tenía que hacerlo, le hubiésemos retirado nuestro apoyo.

P.- Era más un acuerdo de investidura que de legislatura. El caso es que una de vuestras funciones es ejercer de lobby, defendiendo vuestros intereses, y eso genera ciertas tensiones.

R.- Claro, porque en el caso de la Federación Española, habrían necesitado nuestro apoyo para aprobar muchas cosas. Hemos conseguido muchas cosas, entre otras que haya habido elecciones, la gente ha votado.

P.- También pasó eso en las elecciones a la Federación de Castilla-La Mancha.

R.- Sí. Está habiendo movimiento y eso genera inquietudes en la gente, que se interesa y acaba formándose una opinión. Lo que no puede ser es que se vote al que me dicen, sino que tengo que comparar programas y decidir. Luego ha pasado lo que ha pasado y el Tribunal de Arbitraje dirá lo que tenga que decir.

P.- El voto por correo, especialmente, ha causado problemas en todas partes.

R.- En todas las federaciones de España, tanto en las elecciones a la Asamblea de la RFEF como a las regionales. Hay tres cosas que han fallado clamorosamente en las elecciones a la Asamblea de la RFEF. La primera es el voto por correo. En las oficinas de correos no se pedía el DNI, por lo que cualquiera podía votar por cualquiera. La segunda es que el propio notario consigna un número de votos que no coincide con las cifras oficiales. Y la tercera es que al llegar los sacos votos, se fueron discriminando: este es nulo, este fuera de plaza, este válido… y los vuelcan todos en la misma urna. El voto por correo no fue correcto. No creo que vayan a anular las elecciones, pero sin duda no fue correcto. También es verdad, que quizás no era el momento de Proliga, quizás haya que esperar tres años más.

P.- Y el trabajo hay que hacerlo antes.

R.- Sí, pero ya hay muchas cosas adelantadas. Hemos sentado las bases. De lo que se trata es de seguir insistiendo. Y, por supuesto, con un reglamento electoral mejor.

P.- Para eso quizás tengáis que recurrir a la justicia ordinaria.

R.- Vamos a ir hasta el final. De momento, vamos a seguir trabajando por nuestros clubes, porque hay mucha gente que se siente vinculada a nuestros clubes. Somos la patronal más joven de todas.

El texto revelador

El texto al que se refiere Moraga en el que la Federación se defiende de una denuncia dice lo siguiente, según facilita el propio delegado de Proliga: “De dicho coste de la Licencia Profesional no se hace cargo el jugador, sino el club en cuyo favor se diligencia la Licencia, la ‘ficha’. Por eso, desde hace ya lustros, los clubes vienen enmascarando en forma de situación aficionada verdaderas relaciones laborales. Así, se hacen contratos privados, que se ocultan de los registros oficiales de la Federación, se abonan grandes cantidades en metálico, haciendo que las mismas no figuren en ningún registro…”