“Las etiquetas de vino son nuestro buque insignia”

Los hermanos Morales

Los hermanos Morales

Los hermanos Ángel, Julián y Patricio Morales, regentan desde hace un cuarto de siglo, Gráficas Tomelloso, una empresa puntera en su sector

Veinticinco años después de su apertura, Gráficas Tomelloso se ha consolidado como una de las grandes empresas del sector. Desde hace más de un año, sus modernas instalaciones en la carretera de Socuéllamos descubren la culminación de un trabajo bien hecho, un prestigio ganado a pulso y la capacidad de enfrentar  importantes retos de futuro. Son los logros de una empresa familiar que sin duda alguna, constituye un buen ejemplo del espíritu emprendedor que tanto abunda en la ciudad.

Los hermanos Patricio, Ángel y Julián Morales Olmedo nos han abierto con franca hospitalidad las puertas de su empresa en este lunes postnavideño. Vamos recorriendo las dependencias de la empresa dotada con maquinaria de la mejor tecnología. Desde la escalera de arriba impresiona la vista de la nave con todas las maquinas y los trabajadores a pleno rendimiento. En medio de tanta tecnología punta aparecen maquinas más antiguas que componen una atractiva mezcla, sin olvidar esas maquinas respetuosas con el medio ambiente que no necesitan utilizar productos químicos en el proceso de impresión y que han supuesto la consecución de importantes certificados de calidad para la empresa. Patricio, que será quien responda a las preguntas de la entrevista, nos ha confesado que su padre le inculcó unos valores que le han servido mucho en su actividad empresarial. “Lo tengo como mi referente, mi ídolo”.

Plano general del Gráficas Tomelloso

Plano general del Gráficas Tomelloso

—Las nuevas instalaciones suponen otro paso importante en la evolución de Gráficas Tomelloso, ¿no es así?

—En las antiguas instalaciones de la avenida Príncipe Alfonso ocupábamos tres naves con una superficie de unos 1.500 metros cuadrados. Pero al no estar consecutivas teníamos algunas dificultades logísticas, sobre todo cuando nos movíamos de una a otra. Al ir creciendo, poco a poco nos hemos tenido que adaptar a las demandas de los clientes y eso te obliga a invertir. En las nuevas instalaciones contamos con 2.700 metros y seguimos utilizando las antiguas instalaciones como almacén.

—Echando una mirada atrás, ¿cómo analizan estos 25 años de trayectoria?

—Al final nosotros somos una empresa familiar. Nuestra empresa la compone la gente que trabaja aquí. Gracias a su esfuerzo y al nuestro hemos ido alcanzando objetivos. Esto es trabajo, trabajo y trabajo. No hay más secretos. Ahora  bien, la suerte te tiene que pillar trabajando, algo que solía repetir mucho mi padre. Nosotros nos hemos enfocado mucho a la zona nuestra, al sector vitivinícola. Por eso el tema de las etiquetas es nuestro buque insignia. Vivimos de la tierra, del sector del vino, en definitiva de la agricultura. Las bodegas y cooperativas de la zona están realizando un trabajo espectacular, modernizando sus instalaciones, exportando a todos los continentes …son gente especial que han hecho un esfuerzo impresionante. Nosotros hemos ido creciendo con ellos

Etiquetas de vino de Tomelloso

Etiquetas de vino de Tomelloso

—Es una apuesta muy fuerte por la especialización…

—Sí, un 85% de nuestra producción va destinada a los sectores del vino, queso y aceite, productos muy de nuestra tierra. Aunque no hemos despreciado ningún otro trabajo, siempre nos hemos dedicado más a la etiqueta de vino. Vivimos la época boyante de la construcción, en la que todo fue muy bien, con mucho trabajo para todo el mundo. Pero aquello se hizo añicos a partir del 2008 y nosotros nos refugiamos en nuestro mercado tradicional que era la etiqueta de vino, donde ya teníamos clientes y unas relaciones comerciales de años. No fue fácil porque eso significó llevar a cabo inversiones de envergadura; de hecho en esa época tuvimos que buscar la financiación fuera.

—Imaginamos que aquí reviste una gran importancia el departamento de diseño, ¿cierto?

—Nosotros hacemos un poco de llave entre el diseñador y la impresión final. Somos un puente entre esas dos labores, con el fin de que el resultado final que aparece en el papel sea del máximo agrado del cliente.

—¿Cuál es la mejor fórmula para hacer frente a la competencia?

—La especialización y un buen servicio. Nosotros hemos invertido mucho en maquinaria para acortar los plazos de entrega a nuestros clientes y especializarnos en la fabricación de unas etiquetas con unas características especiales que otras empresas no  pueden hacer.

Los origenes de Gráficas Tomelloso

Los origenes de Gráficas Tomelloso

—¿Cuántos trabajadores tienen actualmente?

—Contamos con cerca de cuarenta trabajadores en estos momentos.

—¿Notan una mejor situación de la economía o todavía perviven los tiempos de crisis?

—Sinceramente no lo sé. En los últimos años la cosa peor no va, pero tampoco permanece estable. Afortunadamente nosotros vamos de la mano del mercado del vino que siempre tiene una mayor estabilidad. En el otro mercado comercial tradicional las cosas están más complicadas. Internet ha hecho mucho daño, tanto es así que se ha perdido calidad en muchos trabajos en los que se mira solo el precio y se ha perdido un poco esa labor de artes gráficas.

—¿Dónde tienen su principal mercado?

—Trabajamos en Castilla-La Mancha y en toda España. Ahora también estamos trabajando en el sur de Francia.

Más etiquetas de vino tomellosero

Más etiquetas de vino tomellosero