Las hipotecas bajan los diferenciales por debajo del 1%

Se ha abierto la veda de hipotecas en la banca española y, por ahora, todo parece indicar que los diferenciales van a seguir cayendo hasta que ya no quede margen de maniobra. La mayor parte de las entidades financieras españolas están decididas a captar clientes con uno de los productos tradicionales estrella, como son las hipotecas. El principal reclamo no está siendo otro que ofrecer diferenciales que rondan o incluso están por debajo del 1%.

Teniendo en cuenta las dificultades de acceso al crédito que habían surgido tras los primeros años del estallido de la burbuja inmobiliaria, esta flexibilización de los intereses cobrados en las hipotecas está contribuyendo a que muchos particulares se animen a hacerse con un inmueble en propiedad.

El diferencial no es otra cosa que el porcentaje fijo de la hipoteca, al cual se añade el índice al que se haya referenciado el contrato, por lo general suele tratarse del Euribor que, actualmente, se encuentra en mínimos históricos, o lo que es lo mismo, rondando el 0,05%.

Si quieres comparar de un vistazo todas las hipotecas disponibles y calcular la cuota resultante en cada una a partir de un importe y un plazo determinado, puedes recurrir a herramientas online como el simulador de hipotecas de Busconómico.

¿Cuáles son las hipotecas con diferenciales por debajo del 1%?

Actualmente, ya hay un conjunto de entidades que se han aventurado a ofrecer sus hipotecas con diferenciales por debajo del 1%. Por supuesto, la obtención de este interés está supeditada al cumplimiento de otras condiciones. Por lo general, éstas suelen consistir en una serie de vinculaciones complementarias con el banco en cuestión, las cuales van desde la contratación de un seguro de vida, hasta la domiciliación de la nómina, el uso de la tarjeta de crédito o un consumo mínimo anual.

Hipoteca Freedom e Hipoteca Freedom+

La Hipoteca Freedom del Banco Mediolanum es ofrecida a un interés del Euribor anual, más un diferencial del 0,99%. Es posible logar un 80% de financiación a un plazo de 30 años o hasta que el solicitante cumpla los 75 años, si bien en estos casos el diferencial asciende al 1,09%. Esta hipoteca está destinada a la adquisición de la primera vivienda.

Además, en el caso de que los ingresos anuales sobrepasen los 35.000 euros y la vivienda adquirida tenga un valor inferior a 120.000 euros, será posible beneficiarse de un diferencial del 0,90%, mediante la modalidad Hipoteca Freedom+. En ambos casos, será necesario costear un comisión de apertura del 1%

En lo que concierne a las condiciones para poder acceder a esta hipoteca el Banco Mediolanum exige la domiciliación de la nómina o la gestión de un patrimonio igual o superior a 30.000 euros, así como la contratación de un seguro de vida y un seguro del hogar.

Hipoteca Naranja

La Hipoteca Naranja del banco online ING Direct es una de las más competitivas del mercado, gracias a que ofrece un interés Euribor más un diferencial del 0,99%. Ofrece una financiación de hasta el 80% del valor de tasación del inmueble para la primera vivienda y el 75% para la segunda. Además es posible solicitarla por un mínimo de 9 años y un máximo de 40 años, siempre y cuando el cliente no cumpla antes los 75 años de edad.

No impone ningún tipo de comisión, ni de apertura, desestimiento, subrogación o cambio de condiciones.

Para poder beneficiarse de estas condiciones, será necesario el cumplimiento de las siguientes condiciones. La domiciliación de la nómina o mantener las condiciones propias de la cuenta SIN NÓNIMA. Además, habrá que contratar sendos seguros del hogar y de vida, comercializados por ING Direct.

Hipoteca Variable Santander

La Hipoteca Variable del Banco Santander se ofrece con un interés Euribor más el 0,99%, eso sí, a partir del tercer año. Durante los dos primeros años, se comercializa al 1,75%. Puede ser utilizada para comprar la vivienda habitual o incluso una segunda residencia. El importe máximo a solicitar es del 80% del valor de tasación o compra, y el plazo de amortización no debe superar los 30 años. En el caso de una segunda vivienda, las condiciones se reducen al 70% y 25 años respectivamente. Es necesario pagar una comisión de apertura del 0,50%

Para poder tener acceso a una financiación en estas condiciones, será necesario domiciliar una nómina o prestación por desempleo de, al menos, 2.000 euros al mes, o bien una pensión de 600 euros al mes, un pago a la seguridad social de autónomos de 250 euros al mes o unas ayudas de la PAC por un importe al menos 3.000 euros anuales.

Igualmente, habrá que domiciliar (y pagar) 3 recibos distintos, así como utilizar la tarjeta de crédito o débito un total de 6 veces cada 3 meses. Finalmente, habrá de contratarse un seguro multiriesgo hogar, así como un seguro de vida. Ambos seguros serán comercializados por Aegon Santander.

Hipoteca Kutxabank

La Hipoteca variable Kutxabank del banco del mismo nombre se comercializa con un interés Euribor más el 0,90%. Concretamente, durante el primer año, la TIN es del 1,40% y, a partir del segundo año, asciende al 1,75%. Se ofrece por un máximo del 80% del valor de tasación y un plazo de hasta 30 años. La comisión de apertura es del 0,25%, con un mínimo de 150 euros.

Las condiciones son, no obstante, bastante exigentes y no están al alcance de cualquiera. Por una parte, se exige la domiciliación de una nómina de, al menos, 3.000 euros mensuales, el uso de la tarjeta Kutxabank por un importe anual a partir de los 3.600 euros, una aportación anual de 2.000 euros a la EPSV Baskepensiones o el Plan de Pensiones de Kutxabank, así como la contratación de sendos seguros del hogar y de vida.

Las hipotecas con diferenciales por debajo del 1% están aquí y es probable que se queden durante una buena temporada. Ahora bien, conviene recordar que, con anterioridad al estallido de la crisis inmobiliaria ya se vieron diferenciales que rondaban el 0,50% sumados a un Euribor que rozaba el 6%. Por lo tanto, si contratamos una de estas hipotecas, conviene tener en cuenta que se trata de un contrato a largo plazo con una parte del interés sujeta a la evolución del mercado.