El alimoche, la lechuza y el chorlitejo aspiran a ser el ave del año 2018

Lanza Madrid
Una de las aspirantes, la lechuza, en claro declive poblacional / SEO/BidLife

Una de las aspirantes, la lechuza, en claro declive poblacional / SEO/BidLife

SEO/BirdLife ha abierto la votación popular para elegir el ave del año, una campaña que cumple veinte años con la intención de llamar la atención sobre el estado que atraviesan algunas de las especies más amenazadas

SEO/BirdLife ha abierto la votación popular para elegir el ave del año 2018 entre los candidatos de este año, que son el alimoche común, el chortilejo patinegro o la lechuza común. El plazo de votación termina el 20 de diciembre.

El ave del año 2018 es una campaña que la ONG lanzó en 1998 para llamar la atención de la situación que atraviesan algunas de las especies más amenazadas de la avifauna española y sus hábitat.

Desde entonces, 28 especies de aves han sido elegidas desde que en 1998 para destacar el mal estado de conservación y manifestar la urgencia de proteger los hábitats que la acogen. Durante el año la ONG trata de hacer visible el problema de cada especie. El plazo de votación termina el 20 de diciembre.

Declive poblacional por la destrucción de hábitats

Las tres especies candidatas para 2018, las tres candidatas son el alimoche común, el chortilejo patinegro y la lechuza común, ya que las tres están en una situación complicada por su declive poblacional debido, en su mayor parte, a la destrucción de los hábitats y otras amenazas como el uso ilegal de cebos envenenados, el uso de pesticidas o la agricultura intensiva, la presión turística y el abandono rural.

La directora de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, ha insistido en la importancia de potenciar el vuelo de aquellas que atraviesan una situación más compleja.

“Nos va también nuestra propia calidad de vida porque conviene no olvidar que las aves, que los pájaros, son unos excelentes mensajeros de los problemas que nos afectan a todos los que vivimos en este planeta. Con la campaña del Ave del Año no solo buscamos salvar a un ave, sino a muchas: desafortunadamente, las amenazas son comunes a muchas especies, por lo que las acciones que se pongan en marcha serán útiles para varias”, ha destacado.

Ruiz quiere que los ciudadanos tengan la última palabra para elegir la próxima ave del año, porque es la forma de dar voz a la sociedad para llamar la atención sobre los problemas de conservación ambiental, y una “buena oportunidad para hacerles llegar a los políticos la necesidad de poner en marcha medidas para la conservación del patrimonio natural de todos”.