Alonso teme un “retroceso gigantesco en las libertades públicas” en Cataluña

Madrid, 1 oct (EFE).- El portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, ha expresado su temor y el de su partido a que se produzca en Cataluña “un retroceso gigantesco en las libertades públicas” y ha advertido de que la “exaltación” de la nación que propugnan los soberanistas defiende “una sociedad que habla y otra que calla”.

En un desayuno del Fórum Europa, Alonso ha señalado en cualquier caso que espera que los nacionalistas se den cuenta de que el único camino es el cumplimiento de la ley y el “sentido común”, y cuando se produzca ese momento ha apostado por el “diálogo” y por “empezar a caminar juntos en otra dirección”.

Aunque ha admitido que la situación de Cataluña “no es tan trágica” como la que se vivió durante mucho tiempo en el País Vasco, Alonso ha señalado que “el efecto de la exaltación de la nación es el mismo”, y lo que acaba habiendo es “una sociedad que habla y otra que calla, una que manda y otra que obedece”.

“Felizmente”, ha subrayado, no hay violencia en Cataluña, pero las consignas soberanistas conducen a la “división y el tensionamiento” y a una quiebra social, algo que ya se ve en los símbolos, que “unos exhiben y otros esconden”.

“Sentimos el temor de que en Cataluña se produzca retroceso gigantesco en las libertades públicas”, ha señalado Alonso, quien ha apuntado que es “obligación de todos” buscar un camino que frene esta división.

Ha lamentado además que los nacionalistas “se alimenten de la teoría del conflicto” y algunos se dediquen a “crearlos y alimentarlos”, además de criticar que “quien creó el problema” pide ahora “que todos los demás le den una solución”.

Tras defender la “diligencia” con la que el Gobierno ha reaccionado “en cumplimiento de sus obligaciones” ante la convocatoria de la consulta del 9 de noviembre, Alonso ha insistido en el necesario cumplimiento de la ley.

Y ha advertido de que “un político responsable tiene que cumplir las leyes”, además de asegurar que “todo se puede cambiar siguiendo el procedimiento de la ley, pero con límites”.

Por eso, ha señalado que la Constitución “no puede diseñarse a la medida de unos pocos”, ni siquiera “a la medida de una mayoría”, y por eso para cambiarla es necesario un amplio consenso.

Al referirse al presidente de la Generalitat, Artur Mas, Alonso ha dicho que “le sobra prepotencia y soberbia” y “le falta humildad”, y ha considerado que su “apuesta por la radicalidad” le va a salir “muy cara”, tanto a él como a CiU.

Además ha insistido en que si convoca de nuevo elecciones a mitad de su mandato habrá cometido un “doble fracaso político”, cuando su obligación como gobernante era la de garantizar la estabilidad.