Cómo hacer la maleta de forma eficiente y no morir en el intento

Se acerca la Semana Santa y es probable que ya estés organizando una escapada. Sin embargo, algunas de las veces que viajamos acabamos con una maleta gigantesca y muy pesada y al final acabamos por no utilizar ni la mitad de lo que metimos en ella. ¿Te suena? Si este es tu caso, no te preocupes te traemos unos cuantos consejos para que la próxima maleta que hagas sea lo más práctica posible.

Sin más dilación, estos son los trucos para no meter más de lo necesario en la maleta:

  • Haz una lista: parece muy obvio pero mucha gente no la hace de esa manera es más fácil que acabes olvidando algo. Por ello lo mejor es hacer una lista de todo aquello que quieres meter en la maleta y estructurar dicha lista por categorías, ya que así será más fácil recordarlo todo. Las categorías dependen de ti, pero las más básicas son: ropa, bolsa de aseo y tecnología y ocio. Una vez tengas la lista hecha y estés haciendo la maleta, ve tachando las cosas según las vayas metiendo, de esta manera te aseguras de que no te dejas nada. Si vas a llevar algunas prendas que ocupen mucho espacio (como botas, por ejemplo), lo mejor es que las lleves puestas el día del viaje (y el de la vuelta), de esta manera podrás optimizar el espacio en tu equipaje.

  • Nada de “por si acaso”: si empiezas a meter cosas en la maleta por si acaso te hace falta en cualquier situación, por improbable que sea, no conseguirás que tu equipaje sea razonable y práctico. ¿Cómo evitar el síndrome del “por si acaso”? Sencillo: busca con antelación información sobre tu destino, el tiempo que hará durante tu estancia, qué actividades tienes pensado hacer, etc. Siempre ayuda buscar las opiniones de otros viajeros en Internet y si lo que buscas es información de carácter oficial, la página web del Ministerio de Exteriores ofrece información y recomendaciones al viajero específicas para cada país (en caso de que vayas a viajar al extranjero). Teniendo toda esta información será más fácil determinar qué te hace falta para cada actividad. Por ejemplo, si tu plan es ir de turismo y pasarte los días caminando de un lado a otro visitando todos los lugares de interés, no tiene sentido llevarse ropa arreglada y zapatos de tacón, ya que no los vas a usar (y menos después de haberte pasado todo el día andando).

  • Neceser a parte: algo realmente práctico es tener preparada una bolsa de aseo a parte sólo para los viajes en la que esté todo aquello que sea imprescindible en tu aseo diario, como cepillo y pasta de dientes, desodorante, líquido para lentillas… (eso depende de ti) y siempre en tamaño pequeño, ya que en los aviones no se permite llevar recipientes con líquido mayores a los 100 ml de capacidad (en caso del equipaje de mano) y, seamos sinceros, si te vas una semana de viaje no te hace falta llevarte el bote entero de champú.

  • Para cumplir el propósito de llevar los productos de aseo en tamaño pequeño las muestras que dan en perfumerías y tiendas de cosmética son muy útiles. Si no dispones de muestras, lo mejor es reciclar envases pequeños que puedas lavar y rellenar con el producto que necesites. Además, es conveniente que esos botes sean de plástico, ya que pesan menos y es más difícil que se rompan y su contenido acabe derramado por toda la maleta.

Y lo más importante: ¡no olvides tu documento de identidad ni los billetes! Esto es especialmente importante si vas a viajas en avión, ya que no podrás hacerlo si te falta alguno.

En cuanto a poder meter todo lo necesario en el equipaje, es necesario aprovechar hasta el único recoveco de la maleta y si es necesario, hacer varias pruebas en la distribución de tus cosas para comprobar si todo cabe correctamente.

Gracias a estos consejos podrás dejar de preocuparte por tu equipaje y disfrutar al máximo de tu viaje. Y si quieres disponer de un presupuesto un poco más alto para tus vacaciones sin tirar de tus ahorros para ello, siempre puedes acudir a los microcréditos al instante y sacarle el máximo partido a tu viaje.

Post contratado