“La Buena Vida”, fusión de lo antiguo y lo moderno

La Buena Vida abre sus puertas con una amplia variedad de servicios

La Buena Vida abre sus puertas con una amplia variedad de servicios

Esta taberna-café ofrece servicio de desayunos, comidas y una amplia variedad de tapeo

Graci Galán
Puertollano

“La Buena Vida” ha abierto sus puertas en la calle Calzada de Puertollano. Los hermanos Simancas se adentran en esta nueva aventura empresarial para poder ofrecer una amplia variedad de servicios que se establecerán según las  diferentes horas del día.
Graci y Marcial Simancas son los empresarios que abren este nuevo establecimiento hostelero que ofrece a primera hora de la mañana una amplia gama de desayunos con bollería recién hecha e incluso desayunos al más puro estilo americano, con huevos y bacon, entre otros productos.
Para media mañana nada mejor que unas buenas tapas y cañas con un buen surtido de raciones para acompañar a esta hora del picoteo -con alguna selección de raciones mucho más elaboradas- y, al llegar la hora de la comida, “La Buena vida” ofrecerá también menú del día. En estos días se oferta un Menú de San Valentín.
La carta que dispone este establecimiento tiene varios apartados: ensaladas, pasta, arroces, carnes y pescados y postres de elaboración propia en la que poder elegir al gusto del cliente.
Gastronomía que pasa por fusionar los productos y platos más antiguos con otros muchos más novedosos. No obstante,  esta es una de las principales pecualiaridades de este establecimiento, si bien también se fusiona en este mismo aspecto en cuanto a la decoración se refiere, elementos antiguos y modernos a la vez.
“La Buena Vida” también ofrece, de jueves a domingo, platos de tapas especiales a mediodía como son las gachas o el arroz meloso de mariscos, por citar algunos de ellos.
El establecimiento cuenta con varias zonas: una de tapeo junto a la barra, otra zona de restaurante más aislada de las demás en la que se conjugan materiales como el metal y la madera junto a una gran fotografía antigua de la ciudad de Puertollano y una zona de sofás que estará dedicada a copas y café en un ambiente más distendido.
Los clientes a los que se dirige este tipo de establecimiento son de edad media para que puedan pinchar algo, comer tranquilamente o cenar.