07/06/2013 · 11:51

La vida afectiva

      El sentimiento que nos une, capaz de mover estructuras difíciles de romper, capaz de establecer un buen ambiente dentro de la armonía que nos hace encontrar ese equilibrio básico que se pide en nuestra sociedad, capaz también de formar nuevas relaciones y tener nuevas expectativas individuales, es algo de lo que hoy vamos a hablar.

      El amor es una fuente inagotable de pensamiento. Puede que la única que sigue despertando el interés del ser humano así que pasen 20 siglos. Me gustaría mucho hablar del concepto de amor en estos artículos de interés general semanales, del amor bueno, malo, del terapéutico, del enfermo, del sano, del que mata, del que nace...

      El amor maduro es el que más me interesa. La violencia psicológica, la sensación de fracaso, el chantaje sentimental, el pasado como una carga... son pensamientos que acceden a la cabeza de forma continua y de eso también hablaremos detenidamente.

      Es importante que miremos otros aspectos de la vida afectiva, otras facetas que nos interesan más que las cargas emocionales que infringen los manipuladores emocionales y sentimentales. La falta de autoestima personal.

      El problema de algunos seres humanos, es que nos gustamos tan poco a nosotros mismos que ni tan siquiera nos miramos, o sólo nos vemos reflejados en la mirada del prójimo.

      Según cuentan los expertos, los habitantes de la sociedad de la opulencia cada vez más nos sentimos más perdidos, más inseguros, más desestructurados.

      Unos sólo se afirman negando a los otros, no aceptándoles, como hacen los agresores psíquicos y los manipuladores emocionales. Sus víctimas son, claro, esos otros, que, cojos de confianza en sí mismos, renuncian a luchar por definir su identidad y van por la vida apoyándose de forma incorrecta y dependiente en los demás.

      Pero hay soluciones, no nos cansaremos de repetir, de insistir y de transmitir, en ese sentido, las recomendaciones de los expertos... psicólogos y psiquiatras: podemos y debemos avanzar y ganar esta batalla.

      Eso de que a partir de una edad determinada ya no se cambia es un error de bulto considerable que no debemos permitirnos el lujo de naturalizar en nuestro trabajo.

      La mente, el sentido común y la inteligencia es totalmente flexible y moldeable a todos los niveles de trabajo: por lo tanto eres lo que piensas y desde luego, con voluntad siempre se puede empezar de nuevo.

   

      Por lo tanto, es importante el quedarnos con una serie de ideas transcendentes... si logramos empezar de nuevo, conseguiremos metas que antes pensábamos eran inalcanzables, y con esfuerzo, los problemas pueden llegar a resolverse.

     Ante la cobardía de esconderse en uno mismo, el pensamiento contrapuesto nos dice que la mejor manera de superar un sentimiento 


Enviar noticia

Comentarios (0)

Enviar comentario

Enviar comentario

Cargando...

Tambien te puede interesar...


I  F. Javier Soria