26/04/2014 · 13:06

José Golderos Vicario*

La romería de la Virgen del Monte se sitúa entre las más importantes de CLM

La imagen de dicha advocación es una pequeña talla cuyo origen fue románico. Se la rinde culto en el santuario ubicado en el paraje de la antigua dehesa de la Moheda, que perteneció a la poderosa Orden de Calatrava. La imagen original desapareció en los inicios de la Guerra Civil española,  cuando en 1936 fue hecha pedazos en la Plaza del Ayuntamiento, salvándose únicamente la cabeza, que fue recogida por una mujer y conservada en un pajar durante todo el conflicto. Con dicha reliquia se creó una nueva imagen de talla.
La tradición nos señala que la Virgen se mostró a una pastorcilla una tarde del mes de abril, tocada con un sombrero de pastor, sucediéndose con frecuencia estos encuentros junto a una encina en la que se veía la Virgen rodeada con un rebaño que le acompañaba siempre en las apariciones, explicando a la niña que ella era la “pastora del pueblo de Dios”. Estos encuentros acontecían con asiduidad, hasta que la niña halló la imagen de la Virgen en un halo de luz y resplandor, que produjo en la adolescente gran asombro e impresión. El padre de la joven dio fe del suceso y comunico a las autoridades de Bolaños el acontecimiento. En efecto, él había presenciado este último encuentro.


En el sitio se empezó a construir una pequeña ermita y bajo el altar mayor de la misma quedó el tronco de la vieja encina donde la Virgen había querido encontrarse con la joven. De este modo, se narra la leyenda del comienzo de la devoción mariana y el culto en la pequeña ermita dedicada a la venerada Virgen del Monte o "María Santísima de los Ángeles del Monte de la Moheda".
Desde hace años, la subasta del "estadal"—medalla de oro de 24 mm con la efigie de la Virgen—, se realiza a las puertas de la ermita grande el día de la romería, que se celebra en los lindantes terrenos de ambas ermitas. El último domingo de abril con enorme participación de vecinos de Bolaños y muchos municipios de Ciudad Real y de otros del resto de Castilla-La Mancha, se reúnen varios miles de romeros en los “rasos”, terrenos propiedad de la Hermandad de la Virgen del Monte. El domingo por la tarde se celebra la procesión alrededor de la ermita, con la llamativa y curiosa tradición de prender los donativos—exclusivamente billetes—en el manto de la imagen.


Era una tradición, conservada desde tiempo inmemorial, la reunión de familias bolañegas y de grupos de amigos en los “rasos”, en corros o chozos, previamente colocados para tal ocasión, degustando la gastronomía típica manchega como la caldereta  y las chuletas de cordero. Hoy la romería no ha perdido la importancia que siempre tuvo en Bolaños, pero ahora se llega al lugar en centenares de automóviles, furgonetas, grandes remolques entoldados y otros vehículos, donde pasar las noches al calor de las hogueras. Así pues, esta romería se ha convertido en una de las conmemoraciones más importantes de toda Castilla-La Mancha.
Desde la antigüedad, los comarcanos, especialmente los bolañegos y bolañegas, acudían al entorno de la ermita vieja, con familiares o amigos, en carros y bestias para pasar un día de campo en tono festivo. La duración de la festividad en aquellos tiempos se celebraba en un único día. A la fiesta actual acuden gentes de diferentes puntos de España, ya no sólo por la gran devoción a la Virgen bajo al advocación "del Monte", sino por el extraordinario contenido festivo en los actuales tres días de feria, con numerosas atracciones para los más pequeños, siendo declarado día de fiesta local el lunes siguiente a la romería. Este año, como es habitual desde la noche del viernes, ya estarán animados “los rasos” y los terrenos que rodean ambas ermitas con miles de romeros, permaneciendo allí durante el sábado, domingo y lunes. La devoción a la Virgen del Monte se puede remontar a los siglos XIII o XIV. Es una expresión por lo tanto sencilla, es decir, una devoción interesada en aquellos tiempos medievales tan precarios para los fieles, por cuanto se manifiesta muy arraigada entre sus devotos que así lo aceptan.
La ermita vieja se localiza al lado del arroyo.  Otro factor importante es que muchas veces estas ermitas se convertían en fortines de la población frente a otras poblaciones vecinas. Esto ocurrió con la Virgen del Monte, enclavado su santuario en la Dehesa de la Moheda anhelada por el vecino Almagro.

Tallada en madera
La devoción de la Virgen se dirige a su veneración en forma de imagen tallada en madera. La protagonista de las apariciones de la Virgen, en nuestro caso fue  la niña y que además era pastora. Esto fue significativo para el pueblo ya que venía subyugado por Almagro, como apuntamos antes. Esto explica que todo Bolaños acudiera a pedir la protección de la Virgen del Monte con general fervor. Desde que la Virgen se aparece a la pastorcilla, el sitio es visitado por las gentes del lugar y de este modo nace la romería. Fue en el primer momento en sucederse las gracias concedidas por la Virgen, cuando los vecinos de Bolaños ofrecían exvotos a la Virgen, como forma de agradecimiento del favor recibido, así muchos exvotos reproducen: piernas, brazos, y figuras varias, etc.
Los exvotos que, a lo largo de los siglos, se han dedicado a la Virgen del Monte, son esencialmente cuadros votivos familiares, como forma de evocar la protección que la Virgen ejerce sobre la familia. Sabemos que los exvotos se iban colgando en las paredes de la primitiva ermita de la Virgen del Monte, para finalmente, en el siglo XX trasladarlos al coro de la ermita Nueva, donde actualmente se encuentran y se pueden admirar.

*Miembro de Número de la Real
Asociación Española de Cronistas Oficiales


Enviar noticia

Comentarios (0)

Enviar comentario

Enviar comentario

Cargando...