11/01/2017 · 18:30

Es alumna del IES Bernardo de Balbuena de Valdepeñas

Ruiz: "La participación en el Programa europeo MEP me ha cambiado la vida"

La alumna del IES Bernardo de Balbuena Raquel Ruiz Incertis ha vivido una experiencia como parlamentaria en La Haya en la sede del Parlamento holandés, también conocido como el Binnenhof.
Raquel es una chica de 17 años que estudia 2º de Bachiller de Humanidades en el este instituto valdepeñero y que el curso académico 2015-2016 participó junto a otras tres alumnas del centro en un proyecto europeo MEP (Modelo de Parlamento Europeo). Esa participación conllevó trabajar a conciencia para elaborar un trabajo sobre los temas propuestos por el MEP para ese curso. Pero ese esfuerzo se vio recompensado, pues en enero de 2016 el instituto supo que no solo ella, sino también las otras alumnas, de primero de Bachiller entonces, habían sido seleccionadas para participar en la sesión nacional del MEP, que se celebró en la sede del Senado español en Madrid del 26 al 29 de febrero.
Tras esa Sesión, solo 20 de los 68 “jóvenes parlamentarios” que participaron en ella fueron seleccionados para acudir a Sesiones Parlamentarias que se celebraron en diferentes países europeos a lo largo de 2016 y a las que asistieron estudiantes de toda Europa.
Los criterios de selección para poder viajar a Europa eran la actuación destacada durante la celebración de la Sesión Nacional y un buen dominio de la lengua inglesa. Raquel Ruiz Incertis lo consiguió y asistió a la Sesión Europea que se celebró en la Haya del 17 al 22 de noviembre. Ahora ha hablado sobre esa experiencia.

Pregunta: ¿Qué supone para una chica de 17 años participar en ese proyecto?
Respuesta:
No es fácil llegar a ser joven parlamentaria europea. En enero me enorgulleció que el trabajo realizado durante meses fuera valorado positivamente y que me diera, junto a otras tres compañeras, la oportunidad de asistir a la Sesión Nacional que se celebró en el Senado español en Madrid. Participar en el proyecto MEP supone profundizar en temas de actualidad en los que tal vez una joven de primero de Bachiller no está muy interesada, o que conoce pero sin saber mucho sobre ellos. También supone poder conocer gente de toda España con intereses similares a los tuyos y poder debatir y ver distintos puntos de vista y advertir como simplemente escuchando a los demás y hablando, puedes cambiar la opinión que en principio tenías sobre un tema y lo haces porque son muchas las aportaciones que te hacen, tan bien razonadas y basadas en  argumentos en los que tú no habías pensado. No es que te convenzan, sino que te abren nuevas visiones o perspectivas. Por otro lado, el proyecto en sí es una oportunidad única para actuar como parlamentario durante cuatro días, con todo el protocolo que ello supone.

P: ¿Cómo viviste la experiencia de ser parlamentaria?
R:
Al principio el protocolo te resulta extraño porque nunca hasta entonces me habían llamado de usted y además tanta seriedad hace que el trato entre jóvenes de edad similar te llegue a intimidar bastante. Esto fue lo que sentí en Madrid, pero en la Haya todo ha sido distinto pues no he notado tanto la seriedad que imprime el protocolo a las sesiones parlamentarias. Las relaciones entre los presidentes de las Sesiones (jóvenes solo uno o dos años mayores que nosotros) y nosotros, los parlamentarios, han sido más cercanas, por eso te encuentras más relajada y disfrutas mucho más de la experiencia.

P: ¿Qué aspectos destacarías de lo vivido en la Sesión Europea de la Haya con otros jóvenes de toda Europa?
R:
Me han parecido muy cercanos y simpáticos y no he notado especiales diferencias entre los jóvenes de las distintas nacionalidades. A veces, como en el caso de los alemanes, me parece que respondían al estereotipo que se tiene de ellos pero, sin embargo, los franceses para nada y los holandeses, que han sido los anfitriones, han sido muy acogedores. También había jóvenes de Turquía que, a mi parecer, eran algo más reservados. Las diferencias han sido mínimas pues nuestros intereses son los mismos, así como la forma de hablar, las bromas, etc.
Lo que sí quisiera destacar es que la mayoría de los 70 alumnos que allí estábamos, de 10 países diferentes, estudiaban en Colegios Internacionales privados. Estábamos muy pocos de centros públicos.

P: La lengua común ha sido el inglés, ¿ha supuesto esto algún inconveniente?
R:
El idioma no ha sido un problema para comunicarnos pues cada uno de nosotros intentaba poner todo de su parte. En principio pensé que habría más complicaciones a la hora de llevar a cabo el debate y hacer las propuestas en inglés y, bueno, en ocasiones el diálogo no era demasiado fluido, pero las sesiones han salido adelante sin muchas dificultades. A veces algunas personas se cortaban y les daba vergüenza hablar, pero pienso que hay que dejar el miedo a un lado y estar convencida de que lo que tú defiendes es aquello en lo que crees y por eso no resulta tan difícil explicarlo con tus propias palabras en inglés. Además, escuchando a los demás se aprende mucho vocabulario y giros y mejoras tu expresión.

P: ¿Qué temas habéis tratado y quién los propone?
R:
Los propone la propia organización MEP y son comunes para todos. Son temas que afectan a toda Europa y son muy interesantes. Los temas han sido: “Terrorismo e Interpol”, “Refugiados e Inmigrantes”, “Euroescepticismo”, “Problemas de las nuevas plantas nucleares”  y “Desempleo Juvenil”. Cada uno de nosotros debía elegir uno de ellos para participar en las Comisiones correspondientes.

P: Claro que son temas de actualidad y no fáciles de solucionar. ¿Cuál y por qué fue el tema que tú elegiste? ¿Qué fue lo que allí se habló sobre cada uno de ellos y a qué conclusiones llegasteis?
R:
Elegí el tema del Desempleo Juvenil porque me siento en esa franja de edad y es un gran problema que tenemos los jóvenes de hoy, y quería investigar y trabajar sobre él.
Vimos que es necesario que haya cursos que preparen a los jóvenes para el mundo laboral y que exista una mayor coordinación entre Universidad y sociedad para que los títulos se adecuen a las necesidades laborales de la sociedad. También se deberían crear cuotas de jóvenes, entre 16 y 24 años, en las empresas, de manera que en torno al 20% de los trabajadores fueran jóvenes. Si no te dan trabajo, nunca vas a tener experiencia laboral.
Además debería existir un intercambio de conocimientos entre los jóvenes y las personas de más edad que trabajan en las empresas.
Me llamó la atención que algunas personas hablaran de la existencia de zonas aisladas en Europa por la inexistencia de medios de transporte, lo que dificulta el desplazamiento para que puedan desempeñar un trabajo en un lugar determinado.

P: Al hilo de este tema, ¿tú crees que te resultará fácil encontrar trabajo en el futuro?
R:
Tengo la esperanza de que las cosas cambien en Europa aunque, en mi caso, quiero estudiar periodismo, lo veo más difícil pero creo que esforzándome se me abrirán puertas. En realidad soy optimista pero sin dejar de ser realista.

P: De los otros temas, ¿qué se opinó?
R:
Por ejemplo, del terrorismo se habla como si fuera algo ajeno pero no es así puesto que ocurre dentro de la propia UE.
El problema de los refugiados se debería haber tratado con más profundidad pues, por ejemplo, no se habló del tema de las mafias que trafican con las personas. Y algunas propuestas de la resolución, que fue aprobada, presentaban a mi modo de ver tintes xenófobos.
También se habló del Brexit como ejemplo del euroescepticismo. La verdad es que es un sentimiento que tienen muchos sectores de la población, pues en general no se sabe mucho lo que es la UE. A veces creemos que no podemos hacer nada para cambiar las cosas y entonces no nos implicamos en la defensa de una Europa unida. Me parece que si pusiéramos más de nuestra parte, Europa iría mejor y pienso que hay que ser más estrictos en el cumplimiento de las normas comunitarias. También creo que algunas de las ya existentes deberían ser más detalladas pues tal vez se incumplen por ser demasiado amplias o abiertas. Además, cada país defiende lo suyo y no ha cuajado la idea de unión.
Siguiendo con el Brexit, los jóvenes ingleses se disculparon porque ellos se sentían unidos a Europa y no eran partidarios de separarse.

P: Para terminar, ¿cuál es tu valoración personal?
R:
Personalmente esto me ha cambiado la vida. Cuando en Madrid hablaban del “virus MEP” yo pensaba que esto era una tontería, ya que en solo cuatro días de convivencia no podía llegar a fraguarse nada importante, pero me equivocaba. Como he dicho antes mi idea era hacer periodismo pero me estoy planteado estudiar Periodismo y Relaciones Internacionales, si la nota me lo permite, pues se necesita obtener una nota muy alta. En cualquier caso me estoy planteando el futuro de forma muy diferente.
También me ha hecho pensar en otras cosas, he venido más tranquila tras haber viajado y conocido a jóvenes de toda Europa y ver que somos muy parecidos.
Además de hacer muchos amigos, esta es una experiencia que no me va a quitar nadie. Y animo a otros alumnos del instituto a participar en este proyecto pues nunca pensé que participar en la Sesión Europea pudiera ocurrirme a mí.


Enviar noticia

Comentarios (0)

Enviar comentario

Enviar comentario

Cargando...