Hacer posible el futuro

Francisco Fernández-Bravo

Creo que la mayoría, por no ser presuntuoso y mencionar a la totalidad, de los 74.641 vecinos de Ciudad Real nos preguntamos frecuentemente cómo será el futuro que nos afectará a medio y largo plazo, a nosotros pero también a nuestros hijos, familiares, amigos, etc...

Creo que la mayoría, por no ser presuntuoso y mencionar a la totalidad, de los 74.641 vecinos de Ciudad Real nos preguntamos frecuentemente cómo será el futuro que nos afectará a medio y largo plazo, a nosotros pero también a nuestros hijos, familiares, amigos, etc… Es una inquietud del ser humano, está en nuestra naturaleza.

En el caso particular de los vecinos de Ciudad Real esta inquietud se acrecienta por la zozobra que nos supone ver la singular situación de nuestra ciudad, que no voy a denominar como caos, puesto que tampoco sería justo y honesto decirlo, pero sí que existe un grandísimo desconcierto organizativo y falta de ideas en la dirección política de la mayoría de los servicios municipales.

Industrialización, empleo, limpieza, inversiones en barrios, asfaltados y acerados, por poner algunos ejemplos, ya son asignaturas a resolver en próximas legislaturas. Por mucha retórica con la que el equipo de Gobierno quiera contrarrestar esta realidad, todos sabemos, incluidos ellos mismos, que esta es, ya, una oportunidad perdida.

Hace un par de días aterricé en un artículo que avanzaba la edición de ARCO Madrid 2018. Me llenó de alegría ver que, a día de hoy, muchos compartimos una misma filosofía, su lema principal es: “El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer” (J.L.Borges), incluso lo subí a Redes Sociales. Esa filosofía que desde inicio de mandato hemos intentado imprimir en el Ayuntamiento es la filosofía que va a triunfar en España.

La pregunta no puede hacerse esperar, ¿Qué vamos a hacer para mejorar la realidad? Utilizar la primera persona del plural no es coincidencia. En primer lugar porque el propio escenario político encumbra el consenso y excluye el individualismo, y segundo, porque, visto lo visto, las soluciones que lleva proponiendo en exclusiva el equipo de gobierno del PSOE durante este mandato no están siendo efectivas. Todos juntos seremos más eficientes que por separado. Desde Ciudadanos no desistiremos en esa filosofía porque nuestros vecinos se merecen que desde el Ayuntamiento se resuelvan sus problemas. Nunca fue productivo negar la evidencia que practican los unos; ni el cuanto peor mejor, que predican los otros.

Víctor Hugo decía que “el futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”. Nuevamente vuelvo a mencionar el término valentía en un artículo, y es que me parece imprescindible en la política actual, en este cambio de ciclo. Debemos tener valentía para imaginar la ciudad que queremos, valentía para diseñarla con la sociedad civil, valentía para llegar a acuerdos, pero también debemos tener valentía para defenderla ante los niveles superiores; Diputación Provincial, Gobierno Regional y Gobierno Central.

 

Espíritu bizarro y luchador

Quedarnos al pairo esperando no es una opción. El talante derrotista de nuestros representantes políticos locales no concuerda con el espíritu bizarro y luchador de una sociedad ciudadrealeña que siempre ha afrontado el futuro con talento y gallardía. Unos ven la vanguardia del segundo cuarto del Siglo XXI como una utopía, otros la vemos como el cálido e ilusionante objetivo que orgullosamente dejaremos a nuestros hijos. Eso sí, debemos ser conscientes que jamás conquistaremos el futuro si somos guiados por aquellos atrapados por el pasado.

 

Francisco Fernández-Bravo es el Portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Ciudad Real