No, señora Rovira

Julio García-Casarrubios Sainz

Usted, como militante de Esquerra Republicana de Cataluña, tiene todo su derecho a creer, a pensar, en una Cataluña independiente. Yo, personalmente pienso que es una tremenda equivocación, pienso que desde la Segunda Guerra Mundial los tiros, -en sentido metafórico- van en la dirección contraria.

Ruego, espero, que alguien haga llegar esta carta abierta a Dª Marta Rovira:

Se ha equivocado Vd., y se sigue equivocando. La última ha sido el execrable disparate sobre la amenaza de muertos en las calles de Cataluña. Es tan repulsivo el disparate que, si lo ha hecho en el marco de la campaña del 21-D, está Vd. consiguiendo la más provechosa y eficaz de las campañas al Sr. Rajoy.

Usted, como militante de Esquerra Republicana de Cataluña, tiene todo su derecho a creer, a pensar, en una Cataluña independiente. Yo, personalmente pienso que es una tremenda equivocación, pienso que desde la Segunda Guerra Mundial los tiros, -en sentido metafórico- van en la dirección contraria. La unión, con principios de cohesión y solidaridad, se impone a la secesión. Pero, Vd es libre y hace muy bien en trabajar en defensa de esa idea y difundirla con todas sus fuerzas. Y cuando haya convencido, al menos, a tres cuartas partes de la población, puede Vd iniciar por conductos legales, la independencia que Vd. ansía. ¡Y si lo consigue…..!

Pero no haga lo que está haciendo, porque daña a todos; daña al propio proceso de independencia, daña la imagen de Cataluña, y daña al Estado Español al que Vd. pertenece, aunque no le guste. La mentira, el engaño, y las triquiñuelas no conducen a nada bueno. Ponerse al pie de los caballos de la derecha catalana ha sido letal para sus propósitos. Ha sido otro error, que debería Vd. y los suyos reconsiderar.

Pero el error más grave de todos, el que más daño está causando, ¿sabe Vd. cuál ha sido? Priorizar el proceso de independencia, a sus principios, a su ideario político, a sus políticas de izquierda. Más importante que el independentismo son los derechos de la ciudadanía. Yo le puedo perdonar, aunque no me guste, sus deseos de independencia; lo que no le perdonaré nunca es que haya abandonado el bienestar social de los ciudadanos, la lucha contra la desigualdad, contra la precariedad, contra la pobreza, contra la corrupción. Los ciudadanos saldrán a la calle a aplaudirla mucho más si logra acabar con la desigualdad y la corrupción. Busque Vd. a compañeros de viaje que pongan todo su empeño acabar con la corrupción, en lugar de acercarse a quienes pretenden esconder sus políticas y sus corruptelas.

 

http://juliocasarrubios.blogspot.com