“En Abenójar hay una gran expectación positiva por el proyecto de la mina”

Verónica García afronta ilusionada su primera legislatura como alcaldesa de Abenójar, un municipio que vive expectante sobre las posibilidades económicas que puede abrir la futura mina de wolframio. En su primer año y medio como regidora municipal, García trabaja para culminar uno de los grandes proyectos de la localidad, la casa rural, así como en lograr el reto de un nuevo centro de salud, ya que el actual no cumple con la legislación.

Verónica García afronta ilusionada su primera legislatura como alcaldesa de Abenójar, un municipio que vive expectante sobre las posibilidades económicas que puede abrir la futura mina de wolframio. En su primer año y medio como regidora municipal, García trabaja para culminar uno de los grandes proyectos de la localidad, la casa rural, así como en lograr el reto de un nuevo centro de salud, ya que el actual no cumple con la legislación.

Pregunta- Es su primera legislatura como alcaldesa de Abenójar, ¿qué tal la experiencia?
R.- Mi experiencia en la administración local es ya de más de ocho años. En las legislaturas de 2007 y 2011 también fui concejal, además yo trabajo en la administración local en distintos municipios. Está siendo una experiencia muy positiva y gratificante.
P.- ¿Cómo se animó a liderar la candidatura del PP en las pasadas elecciones municipales?
R.- En las anteriores elecciones fui en el número cuatro, y en las últimas, cuando estábamos preparando la candidatura, mis compañeros me animaron a que fuera yo de número uno. Yo al principio estaba un poco preocupada, porque tenía un montón de trabajo y estaba todo el día fuera de la localidad porque trabajo en varios municipios. Al final me decidí y afronté el reto con ilusión, la misma que mantengo.
P.- Tiene experiencia en la Administración local, pero ser alcaldesa es otra historia…
R.- No es lo mismo trabajar en la Administración en otras funciones, que como alcaldesa, es otra responsabilidad. Tienes otra visión a la hora de ver subvenciones, de ver a tus vecinos. Cambia mucho la percepción que se tiene como trabajadora respecto a la de alcaldesa.
P.- De las elecciones de 2011 a 2015, la variación en los votos ha sido notable. En 2011 perdió el PP, y en 2015 ganó con una buena diferencia. ¿A qué se debió?
R.- Considero que en las elecciones locales se vota mucho al grupo de personas, más que a las siglas y a colores políticos. Me considero una persona cercana, abierta, y creo que eso lo ha percibido el pueblo, independientemente de las siglas a las que estuviéramos vinculados. En Abenójar normalmente las elecciones autonómicas las gana el PSOE y en las últimas municipales muchos votantes del PSOE dieron su apoyo a la candidatura local del PP.
P.- Adentrándonos en la gestión municipal, ¿en qué situación económica se encuentra el Ayuntamiento?
R.- El Ayuntamiento está bastante saneado. En la anterior legislatura se acogió al plan de proveedores, que todavía lo estamos pagando, pero eso hizo también que se pusieran al día todas las facturas y pagos pendientes. En este momento estamos trabajando y pidiendo todas las subvenciones que han salido. Algunas ya las hemos ejecutado y otras están pendientes de ejecutar. Luego también estamos pendiente de los ingresos del IBI, tanto del rústico como del urbano, que al incrementarse el valor catastral, aumentarán también los ingresos del municipio. También estamos pendientes de una iniciativa muy importante: el proyecto minero El Moto.
Ahora estamos acabando los presupuestos de 2016, que ascienden a 1,2 millones de euros y los del próximo año andarán por esas cifras, estando pendientes de otros ingresos que puedan llegar.
P.- La mina de wolframio es el gran reto al que se enfrenta Abenójar. ¿Se pondrá en marcha antes de fin de año, como preveía la empresa promotora?
R.- Como representante del Ayuntamiento, toda la información que doy sobre la mina es lo que previamente nos ha informado la empresa promotora. Ellos declararon que a final de año la mina sería una realidad en Abenójar. Los trámites burocráticos para abrirla son los que son y pueden demorar el inicio del proyecto. En su día la Junta de Comunidades autorizó y declaró la mina como proyecto de interés general. Además autorizó la expropiación forzosa de dos fincas privadas. En el último día del período de alegaciones, los propietarios, que están en su derecho, alegaron. Ahora tiene que resolver la Junta y, en función de lo que resuelvan, estimo que el proyecto seguirá adelante.
P.- ¿Qué alegaron los propietarios de las fincas?
R.- No tengo constancia sobre qué van las alegaciones, pero entiendo que deben ser que no estén de acuerdo con el justiprecio. No creo que hagan alegaciones de otro tipo, como el ambiental, porque el proyecto ya pasó la declaración de impacto medioambiental en diciembre de 2014. Eso era lo que más nos importaba a todos, garantizar la conservación del medio ambiente. Si el proyecto ha pasado todas las directivas europeas, que son my estrictas en ese tema, yo entiendo que no va a tener repercusión medioambiental para el municipio y su entorno.
P.- ¿Habrá en la mina muchas contrataciones de desempleados de Abenójar?
R.- En un proyecto de ese tipo, en la primera etapa que es la construcción en sí de la mina, claro que se va a demandar mano de obra. Entendemos que en una segunda etapa ya será una mano de obra más cualificada, como ingenieros de minas. En la primera etapa se necesitarán muchos peones y supongo que la empresa contratará a quien cumpla los perfiles y preferirá a personas que estén lo más cerca posible del centro de trabajo. Confío en ese criterio. La mina va a generar trabajos directos e indirectos y pongo el ejemplo de otra que tiene esta misma empresa en un pueblo de León. La mina para este municipio supone todo el desarrollo de otros sectores, como hostelería, comercio, derivados… mueve todo.
En este sentido hemos solicitado talleres de especialización profesional remunerada y algunos de los solicitados tienen que ver con formación relacionada con la mina, como prevención de riesgos laborales o extracción minera.
P.- En Abenójar, ¿prima la ilusión por el proyecto o hay posiciones contrarias?
R.- Prima la expectación positiva por el proyecto. Abenójar en los últimos años tiene bastante población en desempleo, porque ha estado muy vinculado a Puertollano y su empresa minera y a la construcción. Ahora la mina de wolframio abre nuevas esperanzas. También hay alguna voz que ve el proyecto con cautela y se hace eco de la posible contaminación, pero prima la ilusión.
P.- Cambiando de asunto, a nivel municipal, ¿qué inversiones prevé acometer el Ayuntamiento?
R.- Este año con el Plan de Obras de la Diputación de 2015 teníamos prevista inversiones, pero se rompió el aparato de aire de la residencia de mayores y hemos tenido que destinar ahí 47.000 euros, que estaban previstos inicialmente para la casa rural que tenemos a medias desde que se inició con el Plan E en 2009. Ahora esta inversión vamos a poder hacerla gracias los fondos Leader que recibiremos. Nos han concedido 120.000 euros y estamos a la espera de firmar el convenio para poder terminar la casa rural. Este es el proyecto estrella de nuestro programa electoral, era una de las prioridades como inversión grande. Es un proyecto con viabilidad de futuro
P.- Un recurso poco conocido de Abenójar, que ahora están tratando de potenciar, es ‘La cueva de los muñecos’. ¿Qué acciones van a desarrollar?
R.- También recibiremos fondos Leader, 20.000 euros, para su puesta puesta en valor con la finalidad de conservarla. La cueva es un patrimonio natural de Abenójar que en algunos círculos no es muy conocido, pero que sí es reconocida por espeleólogos, senderistas, círculos de medio ambiente… La cueva tiene estalactitas y estalagmitas que están vivas, que no todas las cuevas similares pueden decir eso. Para su puesta en valor tenemos un proyecto buenísimo que hizo la concejal Estela Pavón. Fue su proyecto de fin de carrera de Ciencias Ambientales. Le pusieron una nota altísima y en la universidad el proyecto fue muy valorado. Queremos señalizar la cueva y custodiarla, porque durante unos años se produjo un expolio y se rompieron estalactitas que tardarán miles de años en volver a formarse.
Ahora, para el próximo día 4 de diciembre hay prevista una excursión cicloturística en la que colabora el ciclista profesional Óscar Laguna y que cuenta ya como más de cien inscripciones.
P.- Hace pocos meses informó a la Junta de Comunidades sobre el mal estado del centro de salud, ¿se ha tomado alguna medida al respecto?
R.- Actualmente el centro de salud de Abenójar no cumple la legislación en cuanto a espacios, dimensiones, salida de emergencia… El director general Sanidad visitó la localidad y me dijo que en 2016 era imposible hacer nada, porque no había nada presupuestado y por la situación económica actual. Además me comentó que por su estado no merecía la pena una reforma parcial o integral, por lo que el objetivo debe ser hacer uno nuevo, de hecho ya tenemos el suelo sanitario disponible. Ahora estoy pendiente de tener otra cita con él por si en 2017 pudiera ser. Abenójar quizás no sea de los municipios más grandes y hay otros prioritarios, pero somos una localidad clave, ya que además de a los 1.700 vecinos de Abenójar, nuestro centro de salud también atiende a los vecinos de Cabezarados, Fontanosas y Saceruela.
P.- En momentos puntuales Abenójar tiene problemas en la calidad del agua potable, ¿qué acciones están tomando para evitar estos episodios?
R.- Son casos puntuales que se dan principalmente en verano. Abenójar siempre ha tenido una calidad de agua buenísima y creo que puede ser problema de que ha aumentado el consumo. En momentos puntuales  baja el nivel del agua y se nota más turbia. Entonces tenemos que utilizar otro sondeo. A Aguas de Castilla-La Mancha le llevé una memoria de mejora de la planta potabilizadora y me dijeron que nos concederían entre 40 y 50 mil euros para ese proyecto de prioridades a ejecutar. La verdad es que en las últimas legislaturas se ha invertido bastante en mejorar la planta y nosotros seguiremos esa línea.
P.- En cuanto a carreteras, ¿tienen alguna reivindicación?
R.- Concretamente la que va a Fontanosas, que pasa por donde estará la futura explotación de mina. Preocupada por el tránsito de camiones y porque no tiene arcenes y está deteriorada, se lo indique a la empresa promotora y me comentó que por su parte no iba a circular material pesado. Me indicaron que para extraer unos pocos kilos de wolframio tienen que mover toneladas de tierras, y eso se hará en la propia mina. Por eso han tenido que pagar un canon de restauración del medio ambiente de 200.000 euros.
P.- ¿Desde el Ayuntamiento cómo ayudan a agricultores, ganaderos y al sector cinegético?
R.- De los fondos Leader también recibiremos 20.000 euros para instalar una báscula municipal. El municipio no contaba con ninguna, sin contar la de la cooperativa, que es para los socios, y era una necesidad para los agricultores y ganaderos que hasta ahora tenían que irse a usar las básculas de Saceruela o Cabezarados. Ya tenemos el permiso de carreteras y esperamos que en 2017 sea una realidad.
Otra cosa que hemos visto importante para defender los intereses de los agricultores es la creación una cooperativa agroganadera. Estamos en ello, pero no hay mucha predisposición en el sector. La mayoría de los agricultores y ganaderos están en Covap y consideran que ya los representan. Nosotros proponemos entonces una sede de Covap en la localidad y les hemos facilitado el contacto con la cooperativa y el salón de plenos para sus reuniones.
Sobre la caza hay que decir que Abenójar vive mucho de ella, directa e indirectamente. Hemos celebrado las primeras jornadas cinegéticas y allí, en la presentación, destaqué que la actividad cinegética repercute mucho en la localidad: perreros, personal extra, seguros, hostelería, la carne, servicios veterinarios…
P.- Como la mayoría de los municipios del medio rural, Abenójar no es ajena a la despoblación. ¿Qué tratan de hacer para evitarla?
R.- Es un problema que afecta a todo el medio rural. Casualmente este noviembre hemos registrado diez altas en el padrón, pero es excepcional, lo normal es la despoblación. Es difícil frenarla mientras haya desempleo. Desde el Ayuntamiento hacemos lo posible para facilitar la instalación de empresas y no me importaría que quedaran exentas de IBI aquellas empresas que se quisieran ubicar en la localidad. Ahora además estamos trabajando, aunque no es un proceso fácil, para dotar al municipio de suelo industrial. Tenemos un proyecto que vamos a llevar a la Junta para convertir suelo público en dotación industrial.
P.- Abenójar tiene una pedanía, Fontanosas, ¿qué acciones desarrollan en ella?
R.- Fontanosas es una pedanía peculiar, ya que la compartimos con Almodóvar del Campo. La divide una calle, de un lado es de Abenójar, del otro de Almodóvar. Ahora hemos hecho una obra en un parque municipal que tienen a la entrada y, por ejemplo, hacemos talleres de memoria o de educación adultos que cuentan con bastante participación. Además también destinaremos 16.000 euros para la puesta en valor del Molino de Fontanosas, que se mantiene intacto. Es un patrimonio etnológico precioso.
P.- A modo de reflexión, ¿qué desea para el futuro de Abenójar?
R.- Para el futuro de Abenójar deseo lo mejor, y lo mejor es que haya el menor desempleo posible y que todos los servicios mínimos que podamos prestar estén cubiertos. Además de hacer todo lo posible para reforzar otros servicios que no nos corresponden a nosotros, como Sanidad, y poder presionar para que se pueda cumplir y tener un centro de salud nuevo. Es tanto lo bueno que deseo para Abenójar que no sabría concretarlo en genérico.