12 estudiantes participan en la escuela arqueológica de Laminium en Alhambra

Los jóvenes procedentes de Madrid, Barcelona, Tarragona y Ciudad Real trabajaron en el proyecto llevado a cabo por Ager Laminitanum

María Jesús Sevillano
Ciudad Real

Alhambra ha acogido por primera vez una escuela de arqueología en la que doce jóvenes estudiantes procedentes de Barcelona, Tarragona, Madrid y Ciudad Real han trabajado en la campaña arqueológica promovida por Ager Laminitanus, en el yacimiento de Laminium (la antigua ciudad romana), en la que han empleado pico y pala y también se han empapado de conocimientos teóricos, explica  el arqueólogo Pedro R. Moya, codirector de este proyecto junto a Jesús Bermejo.

La campaña se desarrolló en la primera quincena de este julio,  y se centró en el Puente de la Salivilla, un puente olvidado de probable construcción romana entre Villanueva de los Infantes y Alhambra, en la vía romana que unía Cástulo (Linares, Jaén) con Laminium (Alhambra) situado en el Paraje de la Salivilla. Tras la excavación, de cinco metros que tenía el puente en su origen, sólo han podido recuperarse dos, de ahí el duro trabajo de restauración para dejarlo como el original. Además, se ha conservado parte de la calzada en los laterales del río.

  La actuación ha sido muy bien acogida con la ayuda de los estudiantes y voluntarios que, de manera solidaria, han ido a colaborar con los profesionales a la excavación del puente. “Los jóvenes tienen la necesidad de trabajar ya que, desgraciadamente, las prácticas en este tipo de carreras son muy pocas”, dice Pedro R.Moya.

Finalmente estuvieron 18 días, tres más de lo previsto. Para facilitar su estancia el Ayuntamiento les cedió una casa rural en la que han convivido durante durante más de dos semanas trabajando de sol a sol con la ola de calor que se produjo durante esos días.

  El 11 de julio se desarrollaron las jornadas de puertas abiertas donde asistentes de Alhambra, La Solana y Ruidera, pudieron disfrutar de actividades y visitas guiadas por la vía 29 del itinerario de Antonino con rutas que partían de la Cantera de Piedra, siguiendo por las Cuevas de Huelma y acabando en el recién excavado puente. “Es necesario que los alhambreños admiren los que es suyo”, comenta el profesor R.Moya.
En una de las visitas estuvo el alcalde Luis Santos, concejales, pastores, agricultores, y la cúpula del Proyecto Arqueológico Cerro Bilanero, pendientes de comenzar en agosto otro proyecto de excavación arqueológica.

Siempre que se produce una intervención arqueológica debe ir precedida de un permiso, en este caso del servicio de Patrimonio de la Junta de Castilla la Mancha, que ya tienen.

Ager Laminitanus  tiene la intención de realizar campañas anuales con rutas turísticas dependiendo de los fondos disponibles y del apoyo institucional.

Gracias a la financiación del gobierno federal canadiense, será posible la catalogación de las piezas más relevantes de los materiales del Museo de Alhambra con un catálogo-guía que recogerá el valor y la relevancia que dichos materiales tienen. La intención es crear un libro que a lo largo de este año pueda estar en las Bibliotecas más relevantes como la de Mérida.

La asociación Tierra Roja que trabaja para la protección, conservación y divulgación del patrimonio histórico y arqueológico de Alhambra, ha sido la que ha movido todos los hilos para que este proyecto salga adelante. Son los “guardianes del patrimonio” según dice R.Moya
El trato de los habitantes y del resto de la comarca, hacen que esta experiencia además de ser enriquecedora sea muy positiva, añade el también arqueólogo Jesús Bermejo.

Difundir y conservar el patrimonio histórico laminitano tanto por los habitantes de Alhambra como por cualquier visitante interesado, son los objetivos primordiales de este proyecto.

“Iniciativas como Ager Laminitanus ayudan a concienciar a la sociedad de la importancia de la investigación científica como motor del desarrollo social, especialmente en sectores tan deprimidos económicamente como el Campo de Montiel”, señala Bermejo.
Con la puesta de carteles y la marcha de los voluntarios se cierra esta campaña habiendo cumplido sus expectativas.