Almadén tendrá que esperar un año más para ser Patrimonio de la Humanidad

La UNESCO aplaza la declaración como Patrimonio de la Humanidad del DBC##1Binomio mercurio-plata en el Camino Real Intercontinental’, que Almadén comparte con San Luis de Potosí e Idria y ha trasladado una serie de recomendaciones” para impulsar la propuesta

Las minas de mercurio de Almadén se han quedado a las puertas de ser declaradas Patrimonio de la Humanidad en la votación realizada en Sevilla por el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO en su trigesimotercer asamblea. La propuesta no prosperó al no obtener suficiente apoyo en el Comité, aunque se ha aceptado que pueda presentarse otro año.
‘El binomio mercurio-plata en el Camino Real Intercontinental’ era la candidatura a la que accedía Almadén de forma conjunta con las localidades de Idria (Eslovenia) y San Luis de Potosí (México), pero “por un solo voto” se ha aplazado la decisión de la UNESCO de concederle la declaración, según informó el alcalde de Almadén, Emilio García Guisado.
Para prosperar la candidatura debería haber logrado dos tercios de los votos que exigía el Comité del Patrimonio Mundial, y de los 21 votos emitidos, obtuvo 13 a favor y uno en blanco.
En este sentido, el primer edil almadenense incidió en que “la candidatura ha sido devuelta, pero no rechazada” por el Comité del Patrimonio Mundial, que además le ha trasladado una serie de recomendaciones para impulsar y mejorar nuevamente la propuesta.
Asimismo García Guisado avanzó que, una vez subsanadas esas pequeñas recomendaciones hechas por la UNESCO, “volveremos el año próximo a presentar la candidatura para conseguir la declaración como Patrimonio de la Humanidad que merecen nuestras minas y nuestros mineros del mercurio”.
En este sentido indicó que “el año que viene volveremos con más fuerzas si cabe y con el convencimiento de que lo lograremos”.
Además, García Guisado expresó su convencimiento de que “en 2010 conseguiremos ser patrimonio mundial”, puesto que la mayoría de los países que se han dado cita en Sevilla le mostraron su “apoyo y reconocimiento” a la historia y al trabajo hecho por España en este expediente.

Junio de 2010
Según el alcalde almadenense, la localidad ha estado muy bien defendida y representada por todas las instituciones y se trae el “convencimiento” de que en junio de 2010 “celebraremos la justa distinción que la minería del mercurio merece del resto del mundo”.
El alcalde, que agradeció el apoyo del Ministerio de Cultura y del Gobierno de Castilla-La Mancha a la candidatura almadenense, apuntó que para 2010 “contamos con la ventaja de no tener que volver a iniciar el expediente, sino corregir las pequeñas deficiencias detectadas por la Unesco para volver a intentarlo”.

Hoja de ruta
Por otro lado, García Guisado anunció que la próxima semana se retomará el trabajo con una reunión con el Ministerio de Cultura, cuya finalidad es la elaboración de una “hoja de ruta” con las líneas de actuación a seguir hasta la próxima reunión del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Reunión
Según fuentes del Comité del Patrimonio Mundial consultadas por EFE, en la discusión de la asamblea sobre Almadén pesaron más las consideraciones defendidas por algunos países en este Comité, que cuestionaron el estado de conservación en que se encuentran las minas mexicanas de San Luis de Potosí al considerar que falta una gestión adecuada para su preservación.
En un primer momento, y tras dejar España la presidencia de la reunión del Comité durante ese debate al estar en dicha candidatura, se mostraron favorables a incluir en la Lista este proyecto transfronterizo Perú, Brasil, Cuba, Madagascar o Túnez, y en contra otros países como Canadá, Estados Unidos, Egipto, Suecia o Israel.
Al final, algunos países también plantearon la posibilidad de someter a consideración la propuesta sólo con las minas de Almadén y de Idria pero excluyendo a las de San Luis de Potosí, y dejando abierta la opción de que éstas pudieran adherirse en un futuro, ante lo que España argumentó que no podían aceptar dicho planteamiento.
Por ello, el Comité del Patrimonio Mundial decidió finalmente la devolución de la propuesta planteada inicialmente por los tres países y su aplazamiento, pero dándole la posibilidad de que puedan reformularla y presentarla en 2010 o en años posteriores.
Tras las deliberaciones sobre Almadén, el Comité decidió declarar la Torre de Hércules (A Coruña) como Patrimonio de la Humanidad.