Entierran al vecino de Arenas muerto por un disparo en la espalda

Julia Yébenes Arenas de San Juan
Imagen de la parroquia Nuestra Señora de las Angustias de Arenas / Lanza

Imagen de la parroquia Nuestra Señora de las Angustias de Arenas / Lanza

El municipio guardará tres días de luto por el trágico fallecimiento de uno de sus vecinos. El delegado del Gobierno dice que la Guardia Civil baraja "varias hipótesis"

Francisco Morales Gómez, el vecino de Arenas de San Juan, apodado como ‘Coscorrones’, fallecido la madrugada del viernes viernes en extrañas circunstancias ha sido enterrado este mediodía en el cementerio municipal tras la celebración de una misa en la parroquia Nuestra Señora de las Angustias.

Morales, de 44 años de edad fue encontrado en una viña del paraje Matamulas de la localidad con un disparo en la espalda, un hecho que causó una gran conmoción en el pueblo, cuyo Ayuntamiento decretó tres días de luto, según ha confirmado a lanzadigital.com su alcalde, Alberto Sánchez.

El primer edil ha reconocido que las últimas horas “han sido muy duras” para el millar de areneros que viven en el municipio por el suceso que ha acabado de manera trágica con uno de sus vecinos. Igualmente se ha preguntado sobre “qué puede haber sucedido para llegar al extremo de matar a una persona”.

Sánchez, que no ha acudido al entierro porque se encontraba trabajando, ha asegurado que no ha hablado con los investigadores en ningún momento, dado que no le han requerido ningún tipo de información.

Varias hipótesis

Sobre este violento suceso, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, ha señalado este sábado que la Guardia Civil “baraja bastantes hipótesis”.

A preguntas de los periodistas en el acto de descubrimiento de una placa que da nombre a la Glorieta de la Policía Nacional en Guadalajara, De Gregorio, ha recordado que el caso está bajo secreto de sumario (lo instruye el juzgado de Daimiel), y ha sostenido que es una investigación “complicada” porque partió del hallazgo en pleno campo de un cadáver a altas horas de la noche y, por tanto, “tenemos que dejar a la Guardia Civil que siga su investigación para que se esclarezcan los hechos y sepamos lo que ha ocurrido”.

El fallecido, que tenía una hija, había regresado a Arenas de San Juan con su madre, tras haberse separado por segunda vez, y estaba empleado como peón del campo en la poda de viñas.

Según pudo saber este digital, la última vez qeu se le vio fue el jueves cuando salió para ir trabajar, ya  que no regresó.

Una patrulla de la Guardia Civil del puesto de Villarta de San Juan (en Arenas no hay), vio su motocicleta de madrugada aparcada en un camino, y cuando pararon para inspeccionar el lugar sobre las tres de la madrugada encontraron el cuerpo sin vida del hombre.