Visto para sentencia el juicio por la construcción de un chalet en el Puerto de Niefla, en Brazatortas

Lanza Brazatortas
Chalet en Puerto de Niefla (Brazatortas) / Lanza

Chalet en Puerto de Niefla (Brazatortas) / Lanza

A los acusados se les atribuye un delito contra la Ordenación del Territorio

Ecologistas en Acción Ciudad Real ha informado de que el pasado miércoles, 15 de noviembre, se celebró en el Juzgado de lo Penal nº 2 de Ciudad Real el juicio oral por la construcción de un chalet en el Puerto de Niefla, término municipal de Brazatortas, que quedó visto para sentencia.

Ante la denuncia de Ecologistas en Acción-Ciudad Real por la citada construcción, la Fiscalía de Medio Ambiente de Ciudad Real inició una causa judicial contra el arquitecto del chalet, J. M. C, y contra su esposa, en calidad de promotora del proyecto y propietaria del terreno, M. E. H-P. M.

La denuncia se fundamenta en la ilegalidad del proyecto, ya que se pedía licencia para la “rehabilitación de la antigua estación de Fuencaliente”, cuando hacía más de 20 años que no existía en ese lugar ningún edificio que poder restaurar. “Además, hay numerosas irregularidades en la petición, aprobación y ejecución del proyecto. Igualmente, hay que resaltar que la citada construcción se encuentra en el interior de un espacio natural protegido, como es el Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, y muy cerca de la micro-reserva de murciélagos del túnel de Niebla”.

La Fiscalía acusa a los denunciados como coautores por un delito contra la Ordenación del Territorio, según el artículo 319.1 de la Ley Penal, y pide para ellos, entre otras penas, las de prisión y la demolición del chalet.

En el juicio oral se tomó declaración a numerosos testigos, entre ellos, al alcalde, aparejador y secretaria de Brazatortas, funcionarios de la Delegación de Medio Ambiente del Gobierno Regional, agentes del SEPRONA de la Guardia Civil y dos miembros de Ecologistas en Acción.

En calidad de acusación particular, Ecologistas en Acción-Ciudad Real pidió al tribunal la imposición a los acusados de la pena de tres años de prisión por el citado delito Contra la Ordenación del Territorio, además de la sanción económica correspondiente y la demolición de la construcción, así como la restauración del espacio a su estado anterior.

Después de cinco horas de declaraciones, el juicio quedó visto para sentencia.