El cazador herido en la finca Zamorillas de Cabezarrubias recibió un balazo en el fémur

Belén Rodríguez Cabezarrubias del Puerto
Cabezarrubias del Puerto en una imagen de archivo / Lanza

Cabezarrubias del Puerto en una imagen de archivo / Lanza

Ha sido operado de urgencia en el Hospital General de Ciudad Real y está previsto su traslado a un hospital de Albacete, su lugar de procedencia. La Guardia Civil elabora el atestado por un accidente que todavía no ha remitido al juzgado

E.S.P., el cazador de 44 años herido el domingo en una montería en la finca Zamorillas de Cabezarrubias, recibió un balazo en el fémur de una pierna y ha sido operado de urgencia en el Hospital General de Ciudad Real. Fue evacuado en un helicóptero medicalizado sobre la una y media de la tarde de ayer.

Al cazador, de la provincia de Albacete, se le ha colocado una fijación externa en el fémur roto y este lunes estaba previsto su traslado hasta el Hospital de Albacete en el que continuará su recuperación, según fuentes del Sescam.

Del caso, un accidente sin graves consecuencias penales para la persona que disparó, un cazador de la provincia de Alicante que participaba en la misma montería, se ha hecho cargo la Guardia Civil que sigue elaborando el atestado (no ha sido necesario detenerle).

Al juzgado de guardia de Puertollano no le ha llegado aún el caso, han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. Lo habitual en este tipo de siniestros en los que está claro quién dispara y que lo hizo de manera fortuita, apuntanto a una pieza, es que sean las aseguradoras las que diriman las responsabilidades económicas.

El primer accidente grave de la temporada

Se trata del primer accidente de caza grave de la temporada 2017-2018 según ha confirmado Manuel Aranda, delegado de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha en Ciudad Real que insiste en las recomendaciones habituales de “extremar la prudencia, respetar la caza, a los cazadores y al campo”.

El accidente del domingo se ha producido en una montería en la que en principio todo estaba en regla, organizada por un “orgánico” (como se conoce en el argot a la persona encargada de gestionar la montería) con experiencia en este tipo de batidas en las que se según Aranda “lo habitual es que haya entre cincuenta y sesenta puestos”.

La sequía ha ensombrecido el inicio de la temporada

Aranda hace un balance “aceptable” de los dos primeros meses de la temporada de caza mayor. “Se están cobrando muchas piezas, las fincas están cuidadas y se están desarrollando buenos trofeos, el problema es que la sequía nos ha perjudicado mucho al principio. Si no llueve y el campo está seco salen menos piezas, los perros sufren, todos lo pasamos peor”, ha explicado a Lanzadigital.com.

La caza menor es diferente, “va fatal”, resume rotundo. Excepto en las comarcas de la provincia en las que hay plaga de conejos (la mitad este, en la que hay menos monte) en el resto: Montes Norte, Valle de Alcudia y otras zonas del oeste no hay conejos y apenas perdices “en muchos cotos directamente las han vedado para preservarlas”. Según Aranda esta temporada “la perdiz ha criado bien pero no se han desarrollado las polladas como se preveía”

En la provincia de Ciudad Real hay 6.500 cazadores federados de los entre 18 y 19.000 que tienen licencia. A la Federación de Caza de Castilla-La Mancha pertenecen un centenar de cotos.