Carmen Romero: “Todos los refuerzos tienen que quedarse en la plantilla”

Carmen Romero (STAJ) preside otra vez la Junta de Personal de Justicia con el apoyo de CSIF y UGT

Belén Rodríguez
Ciudad Real

Carmen Romero, delegada sindical en Ciudad Real y coordinadora en Castilla-La Mancha del Sindicato de Trabajadores de la Administración de Justicia (STAJ), volverá a presidir la Junta de Personal de los trabajadores públicos justicia. Su sindicato no fue el más votado en las elecciones sindicales de junio (Justicia y Progreso obtuvo tres delegados más), pero el apoyo de sus 5 delegados, sumados a los 3 de CSIF y a la única representante de UGT, le han brindado la presidencia -CCOO no presentó candidatura-, un gesto por el que se siente “alagada” y abierta al diálogo, “como hemos en hecho en estos últimos cuatro años”, dice.

Romero, que asumió la presidencia de este órgano sindical en 2011, “en el peor momento con diferencia”, opina, de un colectivo que se siente “diferente al resto de funcionarios”, por el esfuerzo adicional, los medios y la jornada, admite que sigue estando todo por hacer en esta pelea continúa que mantienen con los gobiernos de turno. “Aquí en Ciudad Real y Castilla-La Mancha hay muchísimas carencias dentro de esta gran olvidada que sigue siendo la administración de justicia”.

El incremento de plantilla, “irrisorias en muchos juzgados de los partidos judiciales de la provincia, con cinco funcionarios por órgano judicial”, explica, es junto con las reformas “más que justificadas” en  edificios de los juzgados de Manzanares Puertollano y Tomelloso, otra de las prioridades, mientras que en la capital la reivindicación es que se consoliden dentro de las relaciones de puestos de trabajo los empleados “de refuerzo” que desde que entró en funcionamiento la oficina judicial, en 2010, son necesarios para sacar el trabajo adelante: “Todos los refuerzos tienen que quedarse en la plantilla”, repite.

“Nosotros siempre hemos dicho que el modelo nos gusta  pero arrastra una serie de problemas importantes porque no se abordó con el presupuesto necesario y lo estamos pagando”.

En este tiempo de tasas, recortes, y ajustes, admite haber ganado alguna pequeña batalla, pero nada importante. “Es verdad que hemos logrado que se aplace la salida  los registros civiles de los juzgados, pero la privatización si estando ahí. Seguimos pensando que la reforma de 2011. STAJ ha pedido formalmente que se derogue, lo que que hay que hacer  es dotar de medios a los registros y del personal adecuado, y que la responsabilidad recaiga en un secretario judicial, como se viene haciendo hasta ahora”.

Otros de los “muchos frentes” que tiene abiertos el colectivo es la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial y la revisión general de las plantillas, “hace cuatro o cinco años que no se crean nuevas plazas”, asegura, “lo decimos siempre pero es así, la justicia sigue siendo la gran olvidada. Da la sensación que no importamos ni en en época de vacas gordas ni en la de vacas flacas, la ratio de jueces que tenemos en este país en comparación con el resto de Europa suena a broma”.

En cuanto a la creación de nuevos juzgados también tienen claro que se necesitan en todas la plazas importantes: Puertollano, Tomelloso y Valdepeñas, principalmente refiere, por no hablar de la situación del juzgado único de Almagro, localidad en la que se construyó un edificio nuevo para seguir albergando un sólo juzgado que se mantiene a flote con un refuerzo.

Y termina con un recado para el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, “habla ahora de recuperar derechos para los funcionarios públicos pero vuelve a olvidarse de los funcionarios de justicia. Tendremos que seguir batallando”.