Asociaciones de bibliotecarios de la región ven necesario un presupuesto de 4 millones para una buena gestión de los centros

Lanza Ciudad Real
Biblioteca Pública de Ciudad Real

Biblioteca Pública de Ciudad Real

Las asociaciones de bibliotecarios instan también a que "poco a poco" se vaya desarrollando la Ley de Bibliotecas y que las diputaciones provinciales, a través de convenios, pasen también a financiarlas y a comprometerse a su continuidad.

Las asociaciones de bibliotecarios de Castilla-La Mancha (ABIBA, ABITO, ANABAD CLM, BAC y BICRA) han asegurado que para una “financiación ideal” de las bibliotecas municipales sería necesaria una partida de 4.000.000 de euros.

Así se han pronunciado en un comunicado a raíz de las declaraciones del presidente regional, Emiliano García-Page, en el Debate del Estado de la Región, celebrado en las Cortes el pasado día 18 de octubre.

En aquel momento, el presidente se comprometió a que para el año 2018 se recuperen ayudas para las bibliotecas municipales que ya hace tiempo que se perdieron y habló de 600.000 euros para la adquisición de fondos, 400.000 euros para actividades de animación a la lectura y 300.000 euros para renovar equipamiento.

Las asociaciones indican que en estos cuatro millones se incluirían tanto las ayudas mencionadas por el presidente como la de ayudas al contrato del bibliotecario, a las que no hizo mención y, a su juicio, “son esenciales, pues son las que garantizan que las bibliotecas sigan dirigidas por profesionales”. “Esperemos que haya sido tan solo un olvido y se tenga en cuenta también esa partida”, han dicho.

De otra parte, han agradecido “el esfuerzo” que se está haciendo por parte del Gobierno regional por volver a recuperar estas ayudas, algo a lo que toman “nota” porque aunque aún “no es lo deseable, es un importante paso”.

“Instamos también a que poco a poco se vaya desarrollando la Ley de Bibliotecas y que las diputaciones provinciales, a través de convenios, pasen también a financiarlas y a comprometerse a su continuidad. Al igual, y sabiendo que la mayoría de los ayuntamientos han ido aguantando y haciendo un gran esfuerzo por mantener este servicio en sus pueblos, gracias a ellos la mayoría de las bibliotecas han sobrevivido, quisiéramos hacer un llamamiento a aquellos ayuntamientos que, aun habiendo ayudas, no las solicitan, para que también, se comprometan a mantener y mejorar un servicio esencial para la ciudadanía”.