Cientos de fieles acompañan a la Virgen del Carmen en su procesión por la capital

Carlos Monteagudo Ciudad Real
Cientos de ciudarrealeños acompañaron en procesión a su Virgen del Carmen / J. Jurado

Cientos de ciudarrealeños acompañaron en procesión a su Virgen del Carmen / J. Jurado

Cientos de ciudarrealeños se acercaron hasta el barrio del Carmen para ver procesionar por sus calles a la patrona de los marineros, la Virgen del Carmen.

Cientos de fieles se han congregado esta tarde en la iglesia del convento de las Madres Carmelitas de Ciudad Real para participar, primero, en los cultos del último día del novenario en honor a Nuestra Señora del Carmen y para la posterior procesión de la patrona de los marineros.

J. Jurado

J. Jurado

El barrio del Carmen ha estallado en  devoción en una tarde en la que cientos de ciudarrealeños acompañaron en procesión a su Virgen del Carmen, a pesar del calor sofocante de la jornada. Los vecinos abarrotaron la iglesia durante la misa, mientras que en la calle otros esperaron la salida de la Virgen atemperando el calor con helados, horchatas y bebidas lo más frías posibles de los chiringuitos instalados alrededor.

J. Jurado

J. Jurado

El goteo de personas que querían arropar a la Virgen del Carmen en su festividad fue en aumento, hasta que al salir la procesión los fieles rodearon el paso de la imagen, que con un ritmo lento, pero enérgico, brilló poco a poco entre los cientos de cirios y cetros que la iluminaron entre regueros de luces al llegar la noche.

La procesión partió de la Plaza del Carmen y estaba previsto que discurriera por las calles Estación Vía Crucis, Paz, Rosa, Caballeros, Pasaje de la Merced, Plaza de la Merced, Toledo, Calatrava, Feria, Prado y Azucena, volviendo a regresar a su templo.

Muchos fieles han acudido en este día a recibir la indulgencia plenaria y a la bendición de escapularios, medallas y rosarios. Además, a la entrada del templo se pudieron adquirir imágenes y estampas, así como rosquillos y empanadas de cabello de ángel elaborados por las monjas.

También fueron numerosos los ciudarrealeños que disfrutaron en el entorno de la plaza de la Virgen del Carmen de la verbena, donde hubo churros, garrapiñadas, patatas asadas y chiringuitos donde aplacar la sed, así como atracciones para los más pequeños.