Crece notablemente la demanda de turismo rural en la provincia

Celia García-Ceca Ciudad Real
La provincia de Ciudad Real y sus casas rurales cuelgan el cartel de completo durante el verano /J. Jurado

La provincia de Ciudad Real y sus casas rurales cuelgan el cartel de completo durante el verano /J. Jurado

Las casas rurales de la provincia de Ciudad Real son una opción muy elegida entre los turistas de interior. Almagro, Ruidera, Cabañeros, El Robledo o las Tablas de Daimiel son los lugares más atractivos de la provincia cuyas casas rurales, en su mayoría, han colgado el cartel de completo durante los meses de verano

El verano es la época de viajar, descansar y disfrutar. Los hay que eligen la playa como destino preferido para desconectar de su rutina y, por el contrario, el interior peninsular es el sitio idóneo para muchos otros. Si el interior es el lugar elegido, con él lo es también la opción de las casas rurales que ofrecen una independencia y una capacidad mayor que los hoteles. La provincia de Ciudad Real es una zona de disfrute múltiple que muchos turistas este verano no han dejado escapar.

La demanda de turismo rural en Castilla-La Mancha ha crecido en los siete primeros meses del año un 12 por ciento en lo que se refiere a viajeros alojados y un 8,2 por ciento en pernoctaciones, respecto al mismo periodo del año pasado. Así se desprende de los datos de la Encuesta de Ocupación en Alojamientos de Turismo Rural (EOTR) del mes de julio, publicada por el INE.

Castilla-La Mancha es el décimo destino que más crece en pernoctaciones en lo que va de año. La cifra de viajeros alojados en establecimientos rurales de Castilla-La Mancha es la más elevada de la serie histórica para un mes de julio. Y Ciudad Real no es ajena a esta demanda, cada vez mayor, del turismo rural.

Uno de los lugares más conocidos de la provincia, tanto nacional como internacionalmente, es Almagro, ese pueblo manchego que cada mes de julio acoge el Festival Internacional de Teatro Clásico. La ciudad encajera cuenta con multitud de hoteles y hostales pero también con casas rurales como La Posada de los Caballeros, un hotel rural que ha registrado una ocupación completa el mes de julio, mucho mayor si hacemos una comparación con el pasado año. Este hotel rural no sólo abre sus puertas en julio sino que desde marzo, cuando el Corral de Comedias acoge obras de teatro, los turistas, en su mayoría parejas que deciden pasar uno o dos días en Almagro, van llenando sus habitaciones. Por el contrario, los meses con menor afluencia son de septiembre a febrero.

Almagro acoge cada mes de julio el Festival Internacional de Teatro Clásico / Clara Manzano

Almagro acoge cada mes de julio el Festival Internacional de Teatro Clásico / Clara Manzano

Los turistas que deciden viajar hasta la provincia eligen también Ruidera como destino para sus días de descanso. Las lagunas de Ruidera son uno de los mejores atractivos de Castilla-La Mancha de los que Ciudad Real forma parte. La Casa Rural Casa Pernales ha tenido un verano similar al pasado con sus dos meses más fuertes rozando o llegando a colgar el cartel de completo. Con un agosto al cien por cien de ocupación y julio completo los fines de semanas terminan la temporada más fuerte del año. El turismo que se acerca hasta Casa Pernales son sobre todo familias que, durante la semana que se alojan en la casa rural, eligen las visitas a los pueblos cercanos como actividad principal en su viaje.

Panorámica de las Lagunas de Ruidera desde el Mirador del Rey / Elena Rosa

Panorámica de las Lagunas de Ruidera desde el Mirador del Rey / Elena Rosa

Si el turista lo que busca es visitar la capital pero alojarse en un entorno rural, la casa rural Las Melias, en pleno parque La Atalaya, es una buena opción. Las Melías han llegado a la ocupación completa durante todo el mes de agosto y colgando el cartel de completo durante todos los fines de semana de julio, septiembre y octubre, porque ya hay reservas para estas fechas. Hasta el pasado año los huéspedes de esta casa eran sobre todo grupos de amigos pero a partir de este 2017 son familias que de media, en temporada alta, pasan el fin de semana en la capital.

Ciudad Real durante la Pandorga / Clara Manzano

Ciudad Real durante la Pandorga / Clara Manzano

Las lagunas de Ruidera no son el único lugar para poder bañarse al aire libre en un entorno natural. El Robledo con el río Bullaque que fluye por el pueblo es también un lugar idóneo para la desconexión. La casa rural La Ribiera del Bullaque muestra la cara más negativa del verano. Debido a su capacidad máxima de seis personas y la búsqueda de los turistas de casas rurales que tengan una capacidad mayor, esta casa rural ha completado su ocupación tan solo durante cuatro semanas desde marzo hasta agosto. A pesar de esto, ha sido un verano bueno con respecto al año pasado.

Bañistas del río Bullaque el 31 de diciembre / Lanza

Bañistas del río Bullaque el 31 de diciembre / Lanza

Por su parte, el atractivo natural que inunda la zona de Ciudad Real es el Parque Nacional de Cabañeros. Los pueblos cercanos a este entorno como Alcoba de los montes es una buena opción para disfrutar de la naturaleza. La casa rural La Alberca del Panadero ha rozado la ocupación completa en julio, siendo este el mes más fuerte del año. Por su parte, los turistas han elegido los fin de semana de agosto para hospedarse en esta casa rural. Los huéspedes, que de media se han alojado cuatro días en el entorno de los Montes de Toledo, han sido amigos, familias, extranjeros, e incluso grupos que han celebrado despedidas de soltero.

Parque Nacional de Cabañeros / Lanza

Parque Nacional de Cabañeros / Lanza

Sin duda, el parque nacional Las Tablas de Daimiel es el lugar más conocido de la provincia. La casa rural Humedales de Daimiel ha tenido un verano más bajo que el del pasado año ya que en 2016 el mes de julio colgó el cartel de completo mientras que en el mismo mes de este año han quedado días sin ocupación. En su mayoría son familias y amigos que deciden pasar de media dos días en el pueblo vecino para visitar el parque nacional.

Tablas de Daimiel / Lanza

Tablas de Daimiel / Lanza