Día de la Enseñanza: laico y no cuesta dinero

Después de 26 años, el Día de la Enseñanza vuelve a coincidir con una festividad santoral: San José de Calasanz, como “herencia” de Don Marcial Marín, anterior Consejero de Educación.

La actual Consejera, Dª Reyes Estévez, debería saber que desde 1.989 la provincia de Albacete y posteriormente toda la Comunidad Autónoma apostó por celebrar el Día de la Enseñanza sin patronos ni santos, sino como una festividad laica que sólo conmemoraba la labor educativa.

Para ello, en aquellas fechas, se pusieron de acuerdo don José Antonio Almendros, delegado de Educación del MEC de la época, don Francisco Delgado, presidente de la Federación de Padres y Madres y don Félix Mata, presidente de la Junta de Personal Docente de Albacete y, conjuntamente propusieron reunificar todas las festividades patronales docentes (San José de Calasanz, Santo Tomás de Aquino y San Juan Bosco) por una sola festividad: EL DÍA DE LA ENSEÑANZA.

Desde entonces así se ha venido celebrando y casualidad que este año, con el retorno de un “gobierno progresista” a la Junta y por herencia del anterior Gobierno del PP se vuelve a celebrar en fecha santoral.

Sra. Consejera, en septiembre el calendario escolar fue modificado pero se mantuvo el Día de la Enseñanza el 27 de noviembre, festividad de San José de Calasanz. Cambiar esta fecha a un día sin connotaciones religiosas no hubiese COSTADO DINERO alguno, manteniendo el espíritu laico de la educación.

Espero que los próximos años se vuelva a celebrar dicha festividad como una fecha en la que sólo haya que celebrar la profesionalidad de los docentes y el hecho educativo.