Juventudes Socialistas pide “tranquilidad” a los estudiantes de la Universidad regional

Lanza Ciudad Real
Juan Pablo Barahona, de Juventudes Socialistas Ciudad Real / Lanza

Juan Pablo Barahona, de Juventudes Socialistas Ciudad Real / Lanza

“Pese a la alarma interesada del Partido Popular Castilla-La Mancha tiene un Gobierno regional que asegura las nóminas de los trabajadores y las becas de los estudiantes", dice Juan Pablo Barahona secretario de Educación de la formación en Ciudad Real

El secretario de Educación de Juventudes Socialistas de Ciudad Real Juan Pablo Barahona ha pedido tranquilidad a los estudiantes de la Universidad de Castilla-La Mancha. “Pese a la alarma interesada del Partido Popular Castilla-La Mancha tiene un Gobierno regional que asegura las nóminas de los trabajadores, las becas de los estudiantes y garantiza el presente y el futuro de la universidad pública”.

En un comunicado la formación juvenil socialista recuerda que el Ejecutivo de Cospedal dedicaba el “irrisorio presupuesto de 98 millones de euros”, y con la que el PP “arremetió cerrando y privatizando residencias de estudiantes, subiendo las tasas universitarias o intentando dejar a los Erasmus sin becas”.

La mala memoria de Valdelomar

También recuerdan a Nuevas Generaciones la presión estudiantil que hubo al respecto, y se preguntan si sus miembros estudiaban entonces en la Universidad de Castilla-La Mancha pues de ser así “dirigentes como Alberto Valdelomar tienen muy mala memoria”.

Frente a la situación “del pasado más negro vivido por el colectivo universitario”, el Gobierno de Emiliano García-Page ha igualado el precio del grado, ha hecho posible que la matrícula se pague hasta en 10 plazos, ha reducido el precio del crédito en el máster, concedido ayudas a los estudiantes que estudian en otras provincias de la región y sobre todo ha aumentado la financiación de la UCLM hasta 140 millones de euros.

Para finalizar, Barahora ha indicado que para el Gobierno de García-Page los “jóvenes importan”, y ha recordado la puesta en marcha de medidas como el “ansiado” Plan Retorno, la reducción a la mitad del precio de los billetes de autobús dentro del territorio castellano-manchego o el descenso de la tasa de paro juvenil en más de 21 puntos que se traducen en 13.600 desempleados menos.