La Diputación de Ciudad Real honra la memoria de 3.887 represaliados en un pionero y emotivo acto institucional

Mercedes Camacho Ciudad Real

“Es un acto de justicia y dignidad” ha comenzado su intervención el máximo responsable de la institución provincial, quien ha reconocido que “para mí es el día más feliz, aún con lágrimas en los ojos, desde que tomé posesión como presidente de la Diputación” porque, ha agregado, han tenido que pasar cuatro décadas para que una institución honre a los hombres y mujeres que defendieron la libertad y resto de valores que hoy conforman nuestra democracia

Aquí se pueden descargar los listados completos de las 3.887 víctimas por partido judicial

Con los acordes de la La lista de Schindler, de John Williams, y de Cant del Ocells de Pau Casals, a cargo del Grupo Arnoia Ensemble ha dado comienzo este martes en Ciudad Real el pionero y emotivo acto institucional con el que la Diputación provincial ha honrado la memoria de las más de 4.000 hombres y mujeres que fueron represaliados -la mayoría hombres- durante la dictadura franquista en el territorio ciudadrealeño.

De hecho, uno de los momentos más emotivo, aunque las lágrimas se han dejado ver entre los familiares de los represaliados que han llenado los dos patios del Palacio Provincial, ha sido cuando el rector de la UNED, Alejandro Tiana, ha hecho entrega a José Manuel Caballero, presidente de la Diputación, de la documentación en la que se incluyen los nombres y una breve historia de aquellos que han sido silenciados durante más de 80 años y que ahora forman parte de la historia de la provincia, como siempre debió ser, gracias a que la documentación se ha incorporado al archivo de la Diputación.

“Es un acto de justicia y dignidad” ha comenzado  su intervención el máximo responsable de la institución provincial, quien ha reconocido que “para mí es el día más feliz, aún con lágrimas en los ojos, desde que tomé posesión como presidente de la Diputación” porque, ha agregado, han tenido que pasar cuatro décadas para que una institución honre a los hombres y mujeres que defendieron la libertad y resto de valores que hoy conforman nuestra democracia.

Perdonar no es olvidar

A este respecto, ha recordado que en 1978 los españoles decidieron perdonar aunque, ha insistido, quienes más lo hicieron fueron las familias de aquellos quienes sufieron la represión de una dictadura. “Pero perdonar no significa olvidar, por lo que tenemos el deber de condenar las injusticias que sufrieron, por ello tenemos una deuda de gratitud con ellos y con sus familias. No podemos devolverles la vida pero sí su dignidad, honor y reconocer la ilegitimidad de sus condenas” ha añadido el presidente de la Diputación de Ciudad Real.

La falta de ese reconocimiento y la existencia de la una Ley de la Memoria Histórica vigente fue el espaldarazo definitivo que llevó a José Manuel Caballero a apostar firmemente por “dejar de ser espectadores y pasar a la acción, dejando a un lado el partidismo y nuestras propias vivencias personales, para lo que buscamos un equipo científico multidisciplinar serio que fuera más allá de posicionamientos político”

Un equipo que ha verificado que 85 mujeres y 3.802 hombres sufrieron la represión franquista con resultado de muerte, por lo que Caballero se ha comprometido a que desde la institución provincial no van a faltar recursos para completar estas listas así como para, si lo solicitan las familias y las condiciones de las fosas lo permiten, proceder a las exhumaciones o, en todo caso señalizarlas “igual que otros lugares emblemáticos de la ciudad para que no se pierda la memoria, especialmente entre los más jóvenes”.

Defensa de los valores democráticos

Y como ha hecho desde que se inició este proyecto, el máximo responsable de la institución provincial ha defendido que esta iniciativa no va contra nadie, sino que apoya a quienes “defendieron los valores democráticos que son los que han permitido que hoy gobernemos instituciones que mejoran la vida de la gente”.

En este multitudinario homenaje institucional, José Manuel Caballero ha recordad que todo el mundo tiene derecho a su memoria, a ser recordado como fue y no como quiso un régimen ilegitimo que se cebó represaliando a los trabajadores, intelectuales y gentes de izquierdas a los que se les privó de Derechos Humanos

“El mejor cicatrizante es devolver la dignidad a todos los que quisieron arrebatársela” ha indicado José Manuel Caballero, quien ha concluido con un recuerdo especial para todas las familias asistentes pero, sobre todo, a las que murieron esperando que llegara este momento”.

Disculpas por la tardanza de las instituciones democráticas

A este respecto ha pedido disculpas porque las instituciones democráticas de la provincia hayan tardado 40 años en realizar este homenaje al tiempo que ha agregado que “sentimos un enorme orgullo de ellos y su sacrificio, porque su generosidad y dolor no fueron en balde ni se los llevó el viento: Gracias a ellos nosotros hemos podido disfrutar de los mejores tiempos que ha vivido España2, una afirmación que fue agradecida con un gran aplauso por los familiares.

Entre los asistentes al acto, además de familias de distintas partes de España, estaba la presidenta regional de la FEMP, Mayte Fernández, la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, diputados provinciales del PP y el PSOE, el coordinador provincial de IU, Pedro Mellado, así como representantes de sindicatos como UGT, CCOO o vicepresidente del Museo de la Memoria de Europa, Miguel Ángel Martínez, además de alcaldes de numerosos municipios de la provincia.

Testimonios de familias de represaliados

Entre las intervenciones se han proyectado algunos testimonios de familiares que no han olvidado en todos estos años y en los que la pregunta más repetida entre quienes perdieron a sus madres, padres, abuelos o hermanos era “¿a ver por qué?, al tiempo que han recordado el sufrimiento del resto de familiares que vieron como les arrebataron a sus seres queridos sin ninguna razón y cómo no tenían más consuelo -y no todo en los casos- que ver sus sepulturas.

Por eso, la gran mayoría reivindica que les busquen a sus familiares y se los devuelvan para tener donde llevar, al menos, flores ya que muchos coinciden que sólo se reconocía a los del otro bando “a los que bien que les ponían caídos por Dios y por España”.

Antonio Román ha dado lectura a dos cartas que Dionisio Pozo, fusilado en Puertollano el 18 de noviembre de 1939,  que escribió la noche antes de ser asesinado, una a su esposa y su hija y otra a su madre y hermanas y demás familia, y en las que daba instrucciones sobre su herencia pero sobre todo que educaran a su hija para que fuera libre y le enseñaran que su padre había sido una buena persona que murió sólo por sus ideas, “que jamás fui un criminal”.

El acto ha incluido también la lectura por parte de Pilar Fernández, de la carta que su tío abuelo Inocente González escribió a un amigo que fue el último alcalde de la República en Torrenueva y en la que reconoce que sólo muere por defender sus ideales, que no tomaran represalias contra nadie por su asesinato y que cuidara de los seis hijos que dejaba por haber defendido al Partido Socialista.

Intensas ovaciones

Finalmente, este sentido homenje institucional, se ha cerrado con una intensa ovación mientras el Grupo Arnoia Ensemble interpretaba Tango de Isaac Albéniz y Para la Libertad de Joan Manuel Serrat mientras los alcaldes de la provincia recibían los listados de los asesinados en sus municipios.