La etapa Cañizares en el PP: apoyos y retos

Francisco Cañizares

Francisco Cañizares

Francisco Cañizares asume este viernes la presidencia del PP en Ciudad Real con el reto de recuperar presencia en los municipios

El PP de Ciudad Real inicia este viernes la etapa de Francisco Cañizares. El actual portavoz en las Cortes, cuyo nombre para presidir el partido venía barajándose desde hace más de un año -a veces en política las premoniciones se cumplen- se hará cargo de la organización cuyo principal objetivo es recuperar la fuerza en los municipios que tuvieron entre 2011 y 2015.
Cañizares llega a la presidencia provincial del PP con el respaldo de la presidenta regional del partido, María Dolores Cospedal, después de haber superado la prueba de la portavocía en las Cortes, tanto durante el tiempo de Gobierno del PP, como en estos dos últimos años en la oposición.
Recuperar esa fuerza en los municipios que se tuvo hasta hace dos años puede estar en la razón del cambio de presidente, algo que, en todo caso, todavía no se explicado, aunque bien es cierto que la pérdida de localidades como Tomelloso, donde era alcalde el anterior presidente provincial, Carlos Cotillas, como la capital, entre otras, fue un duro varapalo para el partido.
Lo ha dicho el propio Cañizares en sus comparecencias. Uno de los objetivos es recuperar esa presencia política en estas localidades, una vez consolidada cierta estabilidad en pueblos de menos habitantes.
Si se ha cumplido la premonición de que Cañizares iba a presidir el PP tras el congreso de este viernes, habrá que ver si también se cumple la otra que, desde prácticamente también el mismo tiempo, se viene diciendo y es que Cañizares será el candidato del PP a la Alcaldía de Ciudad Real.
Para los “populares” es un reto. Para Cañizares también. Cañizares, hijo de un abogado diputado regional en la primera etapa de la comunidad autónoma, sería volver a un hñabitat que conoce y del que forma parte.
Junto a Miguel Ángel Rodríguez, fue el otro baluarte de la etapa de Rosa Romero en el Ayuntamiento, como concejal de Urbanismo y portavoz.
Recuperar los votos que se llevó Ciudadanos en las pasadas municipales, devolver al PP a los “cabreados” con Rosa Romero, que los hubo, tendrán que ser sus prioridades.
Con el apoyo de Cospedal y el secretario regional del PP, Vicente Tirado, por arriba, Cañizares, de partida cuenta también con el apoyo de los afiliados.
En las “primarias” del PP cuando se sometió a votación su candidatura como única que se había presentado, contó con la práctica totalidad de los afiliados que votaron, un apoyo a la “búlgara”, que se dice.
En esta etapa de relevo, habrá que ver hasta dónde llega el cambio. Cañizares ha hablado de incorporar a gente nueva. Fuentes “populares” confirman esa voluntad, aunque el propio interesado guarda silencio y solo deja caer algunas indicaciones.
Sí parece decidido que el partido en la provincia, a partir de ahora, contará con un “núcleo duro” en torno a Cañizares, que n, en principio, no dejará la portavocía en las Cortes.
Secretario general, coordinador, portavoz, parece ser que son cargos que ya están decididos, solo faltaría ponerles nombres. El hombre con el que más se ha especulado ha sido con el del actual secretario provincial, Antonio Lucas-Torres, alcalde de Campo de Criptana, un hombre que se inició ya hace casi tres décadas en el partido en la presidencia provincial de Nuevas Generaciones (NNGG).
Lucas-Torres lleva ocho años en el puesto. En una rueda de prensa, preguntado por cuánto tiempo llevaba en el cargo, respondía al periodista que “con estos amigos para que quiere uno enemigos”. Se trataba solo de una pregunta para aportar un dato de documentación que él entendió como un deseo de que le cambiaran. No iba por ahí.
No hay nada claro, aunque todo apunta a que puede ser uno de los repescados de la etapa que acaba. Junto a él hay nombres que es bastante difícil que no estén en la dirección provincial de Cañizares.
El portavoz en Ciudad Real, Miguel Ángel Rodríguez, muy cercano a Cañizares, la diputada regional Lola Merino, los diputados nacionales Rosa Romero, CArmen Quintanilla y José Alberto Martín-Toledano, el alcalde de Bolaños y senador, Miguel Ángel Valverde, parecen nombre que no se ponen en cuestión.
La renovación puede venir de las localidades más importantes y el resto de pueblos. En Puertollano, el PP, tras la marcha de Jiménez Prieto a la Subdelegación del Gobierno y la casi no existencia de una dirección local, parece necesitar una actuación; en Alcázar de San Juan, después de asumir los restos del naufragio del pacto con Ciudadanos por Alcázar y el “fuego amigo”, la renovación parece imprescindible.
En Tomelloso habrá que también sentar las bases para buscar el relevó de Carlos Cotillas, si se confirma que éste ya no volvería a ser candidato a la Alcaldía de la localidad en las próximas municipales de 2019.