La patronal vinícola trabajará en 2018 para que las exportaciones sean competitivas y tengan seguridad jurídica

Julia Yébenes Ciudad Real
Lorenzo Delgado, presidente de la APEIV / Lanza

Lorenzo Delgado, presidente de la APEIV / Lanza

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Industrias Vitivinícolas (APEIV), Lorenzo Delgado, ha destacado “el buen momento” comercial que vive el sector en Ciudad Real y Castilla-La Mancha en los últimos meses, aunque se ha quejado “del aumento de burocracia” impuesto por las normativas europea, nacional y regional

Ayudar a las bodegas privadas de la provincia a vender vino en el exterior de manera más competitiva y con más seguridad jurídica es el principal objetivo por el que el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Industrias Vitivinícolas (APEIV), Lorenzo Delgado Alarcón, trabajará en el año 2018.

En declaraciones a Lanzadigital.com, Delgado, uno de los propietarios de Explotaciones Hermanos Delgado S.L. de Socuéllamos, ha destacado “el buen momento” comercial que vive el sector en Ciudad Real y Castilla-La Mancha en los últimos meses, aunque se ha quejado “del aumento de burocracia” impuesto por las normativas europea, nacional y regional.

“Sufrimos las consecuencias, ha sostenido, de que cada político que llega a la Administración pública impulsa una ley nueva, y hemos alcanzado una cantidad de tramitación que no se da en otro sector y que entorpece la exportaciones”.

En este sentido, ha cuestionado los nuevos controles por empresas autorizadas que entrarán en vigor a partir del 1 de enero porque “nosotros sabemos la calidad que el importador busca y se la garantizamos”. De esta manera, este tipo de exigencias, a su juicio, “ralentiza nuestras operaciones en el mercado y nos hace ser menos competitivos”.

Otro de sus desacuerdos con la Consejería de Agricultura regional es la concesión “de más ayudas a cooperativas que a las bodegas particulares”, una política “que no es justa” porque “a la hora de pagar impuestos y de contratar a mano de obra, somos todos iguales”.

“Es un agravio comparativo, ha subrayado, porque las cooperativas tienen una situación de privilegio frente a las exigencias y obligaciones de las bodegas, aunque ambos colectivos son claves en el sector vitivinícola regional”.

Delgado es e lmáximo portavoz de los bodegueros de Ciudad Real / Lanza

Delgado es e lmáximo portavoz de los bodegueros de Ciudad Real / Lanza

Calidad en la última campaña

Sobre la última campaña de vino en Castilla-La Mancha, “más corta”, con alrededor de 19 millones de hectolitros de vino y mosto, Delgado ha puesto en valor “la calidad de la uva, que no ha sufrido enfermedades, y de los vinos”, así como ha destacado “el volumen con el que contamos en La Mancha, mucho más que en ninguna otra zona de España y que nos permite abastecer a los importadores”.

De la misma manera, ha sostenido que “el buen momento” del sector vinícola se debe a la conjunción de “circunstancias” como “el cúmulo de las pequeñas mermas de producción de cada país, más las reducciones de las campañas anteriores”.

Además, “ha habido un aumento del consumo de vinos embotellados, tanto en hostelería como en gastronomía”, dado que “no hay que olvidar que el vino forma parte de la dieta mediterránea y que conjuga perfectamente con carnes y pescados, y es un producto alimentario con alcohol pero natural, que tiene efectos saludables tomado con moderación”.

Actividad inédita

En igual sintonía, el máximo portavoz del sector privado provincial ha subrayado el dinamismo del sector en las últimas semanas del año, con operaciones “activas” que se prolongarán hasta principios de enero, una circunstancia “atípica” pero “positiva”.

“Lo normal es que las compras se hagan nada más acabar la cosecha, en estas fechas se retira lo apalabrado y se paraliza el comercio un par de meses”, sin embargo “se siguen mandando muestras y cerrando transacciones”.

“Este movimiento” se debe, a juicio del portavoz de la patronal vinícola en la provincia, a la consolidación de mercados como los de los países asiáticos “y al crecimiento de otros como Rusia”.

Precios

Tras recordar las subidas de precios en las compras de las partidas de uva por parte de los bodegueros, con incrementos significativos respecto a las liquidaciones en temporadas precedentes, como es el caso de la uva airén, con un alza de más del 30%, Delgado ha celebrado el nivel de cotizaciones en la compraventa de vinos, “bastante equilibradas como en Francia o Italia en otro años”, y con una horquilla de entre cinco y siete euros el grado hectólitro.

“Los precios siguen subiendo ante la incertidumbre de cómo será la próxima cosecha”, ha reflexionado Delgado, dado que el ciclo de sequía sigue su curso.

Delgado, en nombre de la APEIV, también se ha mostrado a favor de las campañas de la Organización Interprofesional del Vino de España que buscan revitalizar el consumo de vino, así como cualquier “otra acción que beneficie tanto a productores como a industriales”.

Nuevas plantaciones

Preguntado por la autorización del Ministerio de Agricultura de fijar en el 0,52% el cupo máximo de derechos a conceder en 2018 para nuevas plantaciones de viñedo respecto a la superficie total en España,  Delgado se ha mostrado a favor, al igual que de que “se autoricen variedades nuevas”, pues “es una  forma de captar clientes”.

El portavoz de la APEIV ha defendido el cultivo vinícola en Castilla-La Mancha, donde “da estabilidad laboral y está localizado como un sistema productivo”. “Si no fuera por el viñedo, esta región sería un desierto”, ha puntualizado.

“Lo que no es lógico, ha agregado, es arrancar viñedos como las 15.000 hectárea sacadas en plena producción”.

Chaptalización

Por último, en lo referido a las acusaciones de organizaciones agrarias como Asaja sobre las malas prácticas de chaptalización que supuestamente habrían cometido algunas bodegas, al añadir azúcares al vino, ha sostenido que “no se puede permitir”, y por ello pidió a la Consejería de Agricultura que hiciera públicos los datos de las industrias que hubieran cometido esa mala praxis.

“Es un perjuicio para nosotros, da mala imagen a nuestras empresas y vinos, y genera un clima de desconfianza a la hora de vender”, ha manifestado.