La venta del aeropuerto de Ciudad Real culminará antes de finalizar el año

Julia Yébenes Ciudad Real
De pie, el juez Carmelo Ordóñez, en la vista. Enfrente, los compradores del aeropuerto / Clara Manzano

De pie, el juez Carmelo Ordóñez, en la vista. Enfrente, los compradores del aeropuerto / Clara Manzano

El titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 y de lo Mercantil de Ciudad Real, Carmelo Ordóñez, ha celebrado una vista para informar a las partes y ha insistido en mandar un mensaje de “tranquilidad y absoluta confianza”

El titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 y de lo Mercantil de Ciudad Real, Carmelo Ordóñez, responsable del concurso de acreedores del Aeropuerto de Ciudad Real, ha asegurado esta mañana que el proceso de venta directa de la infraestructura se concluirá antes de finalizar este año, una vez se complete la escritura que se ha dilatado por causas no imputables a la compradora.

Así lo ha sostenido en una larga intervención en la en la sala de vistas del juzgado en la que han estado presentes los medios de comunicación antes de iniciar la vista para informar a las partes del desarrollo puntual del procedimiento.

A la sede judicial, que se ha quedado pequeña, han acudido los representantes de la empresa concursada, Ciudad Real Aeropuertos, los tres administradores concursales, y los miembros del grupo comprador Ciudad Real International Airport (CRIA), encabezados por Rafael Gómez Arribas.

Ordóñez ha insistido en mandar un mensaje de “tranquilidad y absoluta confianza” a todas las partes por el óptimo avance del desarrollo del procedimiento en los dos últimos años, precisamente desde que el magistrado se hiciera cargo de la polémica y controvertida suspensión de pagos y se abriera la venta al mejor postor.

Ha recordado que tras el proceso de nulidad inicial de las actuaciones anteriores a su llegada y la modificación parcial del plan de liquidación, volvió a activar el procedimiento de venta directa del aeropuerto, que “va bien encajado y jugando con los tiempos”.

De esta manera, Ordóñez ha insistido en lanzar mensajes en positivo como que “todo va a salir bien” y que en el hipotético caso de que no se finalizara la compra “estaríamos mejor que al principio”, dado que actualmente en la cuenta del juzgado hay 2,4 millones de euros, correspondientes al 5% del aval consignado por la adjudicataria, que también ha ingresado 1,5 millones por la suma de gastos mensuales de mantenimiento  y personal (84.000 cada mes).

En este punto, el juez ha precisado que la obligación de los compradores era costear estos gastos hasta el pasado abril, según las condiciones de traspaso de la infraestructura, si bien la empresa ha seguido haciendo frente a los gastos en mayo y junio, a falta de pago en julio, agosto, septiembre y octubre.

No obstante, Ordóñez se ha mostrado en todo momento convencido de que se culminará el proceso felizmente por el empuje y colaboración de todas las partes, a las que dio las gracias.

“Haré todo lo posible para que se confeccione una escritura muy compleja, que tendrá una extensión de 80 centímetros y que costará 100.000 euros” en menos de dos meses, no sin antes haber resuelto el incidente de nulidad del Centro de Visitantes.

Igualmente, ha adelantado que rebajará los emolumentos estipulados para los administradores concursales entre un 43 y 52%, con el fin de que cobren “de manera equitativa” todos los acreedores. Así, serán retribuidos no solo los créditos contra la masa, los privilegiados y los concursales, sino también los ordinarios, que cobrarán entre un 7 y un 12% de las cantidades que les adeudan, un escenario “inmejorable” teniendo en cuenta que se iban a quedar fuera de los cobros.

En este punto, ha asegurado que “no es un castigo, sino para atemperar” las cantidades en función del precio por el que se ha vendido, 56,2 millones de euros, una cantidad infinitamente menor a los más de 600 millones en que estaba valorado el activo inicial.

Dicho reparto de fondos en la liquidación estará favorecida en parte, ha recordado el magistrado, por el respaldo del Tribunal Supremo a la decisión de la Audiencia Provincial, que previamente había avalado una sentencia de 2012 del Juzgado de Primera Instancia, en la que se declaraba como subordinado el crédito de la extinta Caja Castilla-La Mancha por 178 millones de euros al aeropuerto.

De esta forma, fueron vencidas las pretensiones del Banco CCM, que pedía que se contemplaran como créditos ordinarios casi 110 millones de euros.  “Si la sentencia hubiera sido adversa (y no hubieran sido coladas las deudas del banco a la hora de cobrar por detrás de todos los acreedores ordinarios), los acreedores no se hubieran visto en la actual posición maravillosa”.

En otro momento, ha recordado la procelosa constitución del entramado de la sociedad propietaria del aeródromo, desde que en 2002 se iniciaran los expedientes de expropiación de fincas catastrales, que siguieron en 2003, 2006, 2009, así como en 2015 se agruparon todos los títulos de las parcelas. En esos años, también se aprobó el Plan de Singular Interés (PSI) y otros expedientes posteriores, “un periplo histórico” que ha quedado incorporado a la causa con casi 600 actas de ocupación.

Ordóñez, que ha descrito la carga de trabajo que tiene su juzgado, con pilas de expedientes, muchos de ellos relacionados con quiebras de empresas como Alquimia, ha señalado que para cerrar el proceso emitirá dos autos, uno con la descripción planimétrica y “de fondo” de las fincas, con su cronología histórica correspondiente, y otra con la liquidación patrimonial de la empresa concursada.

Centro de visitantes

Precisamente, ante de cerrar el proceso tendrá que cerrar un incidente concursal sobre el Centro de Visitantes, que visitará el próximo lunes, con el fin de poder reintegrar la deuda pendiente de la empresa que gestionaba este espacio en la masa concursal. Al parecer, los primeros socios constituidos en una mercantil compuesta por instituciones como la Cámara de Comercio y la Diputación provincial, e intentaron segregar (no se culminó) este centro del complejo aeroportuario, luego la empresa quebró y dejó pendiente pagos de 18 millones de euros.

Respecto a la recuperación de las licencias, ha indicado que ha mantenido contactos continuos con las diferentes administraciones, tanto provinciales, como regionales y nacionales, a las que ha mostrado su agradecimiento por su apoyo y comprensión.

Uno de los retos en este ámbito es reponer la autorización de AESA para usar el espacio aéreo para el aeropuerto, en la actualidad dependiente de la base de helicópteros de Almagro.

Desembolso

Por su parte, Rafael Gómez Arribas, en nombre de los empresarios ha asegurado que tanto la propia empresa como un fondo inglés que la está avalando realizarán el desembolso del 95% que les queda por pagar de los 56,2 millones por los que les adjudicaron la infraestructura, así como se están haciendo cargo de los gastos del complejo de unos 84.000 euros mensuales.

Hasta ahora, han invertido 7 millones de euros en las primeras acciones, como el inicio de la construcción de un hangar para mantenimiento de aeronaves.

En la actualidad, según ha dicho, cuentan con 40 trabajadores y antes de final de año pretenden aumentar a 650 la cifra de empleados, entre puestos directos (250) e indirectos (400).

El plan de negocio, ha puntualizado, que desarrollarán en los primeros años y que está avanzado al 90%, se centra en labores de logística, achatarramiento de aviones y recuperaciones de piezas de la industria aeronáutica “que necesitan menos inversión”, aunque posteriormente ampliarán el proyecto, y en 10 ó 15 años podrían dar empleo a miles de personas.

Igualmente, ha concretado que necesitarán dos meses tras la adjudicación definitiva para recuperar las operaciones comerciales, a expensas de que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) homologue a CRIA como gestora de aeropuertos.

A preguntas de los periodistas, ha descartado que estén especulando para posteriormente vender el aeropuerto de Ciudad Real, a tenor de los preacuerdos que tienen, según ha manifestado, con numerosas empresas relacionadas con estos sectores, y que su único objetivo “es crear empleo y riqueza” en Castilla-La Mancha.

Entre los proyectos futuros que tiene la entidad en cartera, ha apuntado, la construcción de un puerto seco o la puesta en funcionamiento de una estación de ferrocarril.