Los hermanos Cádiz, condenados por asesinato a más de 30 años, piden salir de la cárcel

Belén Rodríguez Ciudad Real
Ramón de Cádiz, enfermo de esclerosis, ha llegado en camilla y conducido por la Guardia Civil a la Audiencia este martes / J.Jurado

Ramón de Cádiz, enfermo de esclerosis, ha llegado en camilla y conducido por la Guardia Civil a la Audiencia este martes / J.Jurado

Apelan a su derecho a la presunción de inocencia y a que la sentencia, que está recurrida, no es firme. La familia del asesinado, que vive en Ciudad Real, teme por su integridad

Los hermanos Ramón, José y Manuel de Cádiz, condenados a más de treinta años de prisión por el asesinato en 2014 en Ciudad Real de Diego Flores, quieren salir de la cárcel, en la que permanecen como presos preventivos desde el 24 de junio de ese año.

Esta mañana lo han planteado ante la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Ciudad Real, que los condenó en junio como autores de un delito de asesinato consumado (el del vendedor ambulante Diego Flores), y el intento de homicidio de su mujer, Carmen.

La sentencia, que han recurrido ante el Tribunal Supremo, no es firme, por lo que en la vistilla celebrada hoy han apelado a su derecho a la presunción de inocencia, a que tienen un domicilio fijo (en Madrid) y no existe riesgo de fuga, para salir en libertad provisional.

Jesús Corella: “Mis representados tienen miedo”

“Mis representados tienen miedo y creen que si se les pone en la calle existe riesgo para sus vidas, dados los antecedentes del caso”, señala Jesús Corella, abogado de la familia Flores, que se ha opuesto como era previsible a la demanda, en sintonía con la fiscalía provincial.

Corella argumenta además que no se da ninguna circunstancia que ampare su exigencia. “Cuando ya hay una sentencia la ley contempla que la prisión provisional se prorrogar hasta la mitad de la pena, que en este caso es de más de treinta años. Con los tres y pico que llevan ni se acercan a ese límite”.

Ramón de Cádiz, que se autoinculpó del crimen de Diego Flores en el juicio, ha vuelto ha insistir en que sus hermanos son inocentes en la vista de hoy.

Asesinado a tiros tras una persecución en coche

Ramón, José y Manuel de Cádiz fueron condenados en junio de este año por el asesinato de Diego Flores, miembro de la familia política de Ramón, separado de una mujer Flores, el 23 de junio de 2014.

Ese día se supone que los acusados esperaron a la víctima y a su mujer, que volvían del mercadillo de Villacañas (Toledo) sobre las tres de la tarde, en el puente de la Autovía A-43 próximo a Torralba. Los abordaron con su coche hasta sacarlos de la carretera y después dispararon con una escopeta en la cabeza “a cañón tocante” a Diego Flores, de 37 años, que murió en el acto.

Se supone que fue Ramón quien apretó el gatillo, pero la sentencia condenó a sus hermanos, que iban con él, como autores del crimen.

El mismo día del asesinato Ramón tenía que haber ingresado en prisión por otro incidente grave previo con los Flores, un enfrentamiento a tiros en el barrio de Pío XII en 2013, en el que resultó herido por arma de fuego otro miembro de la familia Flores, a manos de los Cádiz.

Antes de eso, en 2011, hubo otra bronca familiar. Por esas fechas Ramón de Cádiz se separó de su mujer (una Flores) y se presentó en su casa para llevarse a las niñas que tienen en común, lo que provocó un grave conflicto con cuchillos y armas de fuego (ese juicio se celebró en 2015, cuando ya Diego Flores había sido asesinado).