Mario García y Santiago López-Gasco, dos ejemplos de la eficacia laboral del Impulsa Agro

Julia Yébenes Ciudad Real
Mario García Chocano / J. Jurado

Mario García Chocano / J. Jurado

Ambos jóvenes universitarios han sido contratados en la quesería ecológica Fuentillezjos, ubicada en Poblete, y la bodega 'San Isidro' de Pedro Muñoz, respectivamente, tras participar en el programa de la Cámara de Comercio

El Programa Provincial de Apoyo a la Comercialización Internacional de Cooperativas y Pymes Agroalimentarias (Impulsa Agro) ha finalizado con éxito y ha reeditado los magníficos resultados de la primera edición (Impulsa Coop), a través de un programa formativo en comercio internacional y su implementación como herramienta en la venta de productos agroalimentarios de industrias de la provincia.

Ligado a este objetivo, el proyecto de la Cámara de Comercio, financiado con 800.000 euros por la Diputación, ha cerrado con otro importante reto conseguido como es la alta tasa de inserción laboral de los jóvenes universitarios participantes, dado que el 80% (23 de una treintena) ha encontrado una oportunidad laboral tras concluir la formación.

Es el caso de Mario García Chicano, quien trabaja en el área de internacionalización y promoción de la Finca Fuentillezjos, para la venta de queso manchego ecológico.

Este licenciado en Ciencias Políticas y Sociología lleva más de un año incorporado al área de internacionalización  y promoción de la Finca Fuentillezjos, una empresa familiar que comercializa queso manchego ecológico y que en pocos años ha conseguido introducir más del 70% de sus 80.000 kilos de producción anual en mercados terceros.

García destaca el carácter pionero de la empresa y la valentía de sus propietarios, los hermanos Mateo y Concha García, al transformar y adaptar hace más de 20 años la finca (ubicada en Poblete) a los procesos ecológicos, y buscar mercados extranjeros con éxito desde 2004.

“Nos encargamos Concha y yo de gestionar los clientes, la mayoría extranjeros y estamos sistematizando la cartera, de cara al crecimiento de producción”, una vez terminen la construcción de las nuevas instalaciones donde elaborarán su producto certificado.

El objetivo es aumentar un 30% y alcanzar los 120.000 kilos de sus quesos semicurados y curados, y sus distintas variedades ‘superventas’ como el elaborado con romero y miel en la corteza.

“Viajamos bastante, la promoción es una parte importante de la empresas, si te quedas un poco anquilosado en lo tradicional te quedas atrás y hay mucha competencia, y es una forma de seguir creciendo y mantener la llama”, asegura este técnico de internacionalización.

Fuentillezjos tiene una fuerte vocación exportadora y comercial, destaca García Chocano, con importantes clientes en Alemania, Francia, y Portugal, además de Reino Unido y norte de Europa, mientras que en Holanda y Suiza empiezan a tener presencia.

Estos quesos ecológicos llegan también desde Castilla-La Mancha a Líbano, Australia, EEUU y desde este 2017 a Canadá.

Sobre el programa de la Cámara, apunta que es oportuno porque en España y en provincias como Ciudad Real “necesitan mucho personal técnico” en industrias de tradición familiar que han apostado por procesos de internacionalización para salir de la crisis. “Este programa les ha proporcionado gente con formación empresarial y con idiomas, que puede ayudarles a corregir sus errores”, señala.

En lo personal, el Impulsa Agro le ha permitido volver a Ciudad Real, tras varios años en Londres, donde se inició en la gestión de negocios.

El técnico también apunta que sus enseñanzas en comercio exterior le han servido para moverse en las distintas acciones de promoción a las que acude, bien cuando vvisitan ferias expositivas, o cuando se trata de eventos de venta directa, como será la próxima edición de Biocultura en marzo en La Coruña.

López-Gasco en una mision comercial en Berlin / Lanza

López-Gasco en una mision comercial en Berlin / Lanza

Cooperativa ‘San Isidro’

Santiago López-Gasco López es otro joven de 26 años que también ha encontrado un hueco en la plantilla de la cooperativa vinícola ‘San Isidro’ de Pedro Muñoz.

Encabeza la actividad comercial de la bodega, con 450 socios, en el extranjero, con el reto de ampliar la cartera de clientes internacionales y de buscar salidas a sus marcas de embotellado, ‘Carril de Cotos’ y ‘Amigo Sancho’.

López-Gasco intentará revertir, en la medida de lo posible, las cifras de exportaciones, dado que la sociedad vinícola vende el 80% de su producción a granel al exterior, pero con mucha menor presencia de los etiquetados en este ámbito.

Actualmente comercializan grandes volúmenes en Alemania, Polonia, Francia e Italia, mientras que sus marcas llegan a Alemania y “algo en Polonia”.

Por eso, el técnico formado en Impulsa Agro, trabaja con contactos en Israel, en Asia y en EEUU, donde ya han realizado alguna operación puntual.

De la misma manera, junto a la ampliación y consolidación de mercados, López-Gasco persigue aumentar en dos años la cifra de botellas con sus enseñas, de 300.000 al medio millón, y así obtener más margen económico.

El joven de origen villacañero realizó un grado universitario de Relaciones Laborales y posteriormente estudió un máster de Márketing y Dirección de Empresas, además de otros cursos de liderazgo y dirección de equipos.

Hizo prácticas en la cooperativa desde agosto de 2016 hasta febrero de este año, y en marzo fue contratado para levantar las ventas de las cuatro referencias nuevas de etiquetados acogidos a la DO La Mancha y a Vino Tierra de Castilla.

Potenciar los vinos

Por su parte, Miguel Fernández Díaz, presidente de Bodegas ‘San Isidro’, ha destacado la labor del joven técnico “para potenciar nuestros vinos en el exterior”.

Ha recordado que la industria cuenta con 450 socios y elabora una media de 25 millones de kilos y 20 millones de litros, (este año, 19).

Según ha reiterado, la presencia de Santiago “ha sido positiva” porque “tiene idiomas y está muy bien para abrir mercados nuevos en el exterior a nuestros vinos blancos y tintos jóvenes como los de crianza”.