Retiran la acusación por tres delitos de abusos a menor tras confirmarse que era una denuncia falsa

Un momento del juicio celebrado este martes en la Audiencia de Ciudad Real /Clara Manzano

Un momento del juicio celebrado este martes en la Audiencia de Ciudad Real /Clara Manzano

El juicio ha quedado visto para sentencia este martes en la Audiencia de Ciudad Real y el hombre ha quedado en libertad.

Un hombre de 32 años, residente en Tomelloso, J.O.M.V., para el que el fiscal pedía 42 años de prisión, ha puesto fin este martes a tres años de su vida en los que ha permanecido acusado de tras delitos de abusos a una menor por una denuncia que ha resultado ser falsa.

El hombre comparecía este martes a juicio tras ser denunciado en 2014 por la hermana de una chica que fue novia suya, por unos supuestos abusos ocurridos en 2011, cuando la supuesta víctima contaba con 12 años.

Ahora, con 19 años, la joven, E.P.C.S. ha reconocido ante la Sección Primera de la Audiencia de Ciudad Real que los tres episodios de abusos nunca ocurrieron.

Según ha relatado, en 2014, cuando presentó la denuncia, mantuvo relaciones sexuales consentidas con otro joven y, a partir de ese momento, sus padres le empezaron a pregunta “que si le pasaba algo, que estaba muy rara”.

Ante la insistencia de los progenitores, “para salir del paso”, decidió denunciar al novio de su hermana, con el que la familia tenía muy mala relación.

Ahora, mayor de edad, ha añadido, ha recapacitado y ha optado por “contar la verdad”, dado que ha pensado que le estaba haciendo mucho daño al acusado y que podía hacerle aún más.

El hombre, por su lado, ha negado también los tres casos de abusos que fueron datados en el verano de 2011, el primero tras una fiesta familiar cuando llevó a la menor y a una amiga a su casa, el segundo dos semanas después y el tercero una semana más tarde.

El hombre ha relacionado esta denuncia con la mala relación que tenía con la familia de la presunta víctima, lo que le llevó, incluso, a poner una denuncia contra su entonces suegro por amenazas.

Las psicólogas forenses, por su lado, han señalado que, tras el informe que realizaron a la chica en su día, y las entrevistas con entorno y familia, consideraron que la versión a la joven era “probablemente creíble”.

Tras estos testimonios, la fiscalía ha retirado la acusación y la petición de 42 años de prisión y la defensa una sentencia absolutoria.