Consejos y habilidades de un buen community manager

Mercedes Camacho
Ciudad Real

Otra de las facetas profesionales de la ciudarrealeña Ana Ramírez de Arellano es que se ha especializado en la formación de futuros community manager, por lo que hasta finales de marzo imparte un curso de Comunity Management en la Cámara de Comercio de Ciudad Real.

Y cuestionada precisamente por la que se considera como una de las profesiones del momento, Ramírez de Arellano recuerda que “es aquella persona encargada o responsable de sostener, acrecentar y, en cierta forma, defender las relaciones de la empresa con sus clientes en el ámbito digital, gracias al conocimiento de las necesidades y planteamientos estratégicos de la organización y los intereses de los clientes. Una persona que conoce los objetivos y actúa en consecuencia para conseguirlos. Así definimos la figura del community manager en AERCO-PSM (Asociación Española de Responsable de Comunidades Online y Profesionales de Social Media) de la que soy delegada territorial en Madrid”.

Agrega que cualquier persona formada en Community Management puede ser community manager aunque, como explica en sus cursos, necesita una serie de habilidades sociales (ser creativo, saber escuchar, ser asertivo..), administrativas (organizado, resolutivo, sentido común..) y técnicas (buena ortografía y redacción, conocimientos de marketing, comunicación y redes sociales, herramientas y analítica, etc.), ya que durante su trabajo como community manager realizará unas labores tácticas y otras estratégicas.

“Cuando se le asigna la responsabilidad de community manager a una persona que no está preparada, puede traer efectos nocivos a la reputación de la empresa”, concluye en una entrevista concedida a Lanza en la librería Birdy Libertad 3.