Denuncian por malos tratos al presidente de las cofradías de Semana Santa de Ciudad Real

El Obispado "esperará a que se desarrollen acontecimientos" para adoptar alguna medida.

Belén Rodríguez
Ciudad Real

El Obispado de Ciudad Real “esperará a que se desarrollen acontecimientos”, para tomar alguna posible medida en relación con el actual presidente de la Asociación de Cofradías de Semana Santa de Ciudad Real, Sandalio León, denunciado y detenido el domingo como presunto autor de un delito de malos tratos,  por el que responderá en un juicio por lo Penal la semana que viene.

Esta es postura oficial de la institución eclesiástica, que entiende que lo ocurrido, “es un asunto personal”, y que las cofradías de Semana Santa son una asociación de fieles que tienen su propia autonomía. No obstante, desde el Obispado admiten que de producirse alguna situación de “crisis” en esta asociación, como ya ocurrió durante el último y polémico procedimiento electoral, podrían llegar a intervenir.

Sandalio León, presidente de la Asociación de Cofradías de Semana Santa de Ciudad  Real desde noviembre del año pasado, responderá la semana que viene en un juicio, como presunto autor de un delito de malos tratos a una mujer con la que se supone que mantiene una relación afectiva, que  que lo denunció este fin semana tras una presunta agresión. Además se da la circunstancia de que la presunta víctima también es miembro de la directiva de la Asociación de Cofradías, que por el momento prefiere permanecer al margen del “altercado”, según acaban de explicar a este periódico.

En ese mismo juicio, y según fuentes judiciales, León declarará también como denunciante puesto que a su vez ha denunciado a la presunta víctima.

Tras la denuncia a León se le aplicó el protocolo de violencia de género. Fue detenido por la Policía Nacional y el domingo pasó a disposición del juzgado de guardia  (esta semana Primera Instancia e Instrucción número 3) que calificó los hechos de  “presunto delito de malos tratos” y estableció como medida cautelar una orden de alejamiento de León con respecto de su pareja, a la que no puede acercarse a menos de 200 metros hasta que se revoque la medida provisional.

El lunes y según las mismas fuentes judiciales, el caso se iba a ver en uno de los juicios rápidos del juzgado de Violencia de Género (el número 5) en el que León mostró su disconformidad con la acusación de maltrato por lo que no hubo acuerdo.  Será uno de los juzgados de lo Penal quien dictamine (el juicio se ha fijado para el día 7 de agosto) si hubo maltrato o no.

Este periódico ha intentado contactar con León a través del Obispado y de miembros de la asociación de cofradías para que explicara su versión de lo ocurrido, sin éxito.